La divertida y atrevida arquitectura e interiores de Baranowitz + Kronenberg
reflejan el espíritu bohemio de Ibiza
.

W Hotels Worldwide, parte de Marriott International Inc., presenta el esperado W Ibiza ubicado en la playa de Santa Eulalia, una localidad chic y bohemia con una ubicación inmejorable al noreste de la isla. El hotel trae la característica energía de la marca, la filosofía de su servicio Whatever / Whenever® y una animada y cuidada programación a las Islas Baleares, presentando la versión W del muy característico estilo de la isla.

“La llegada de W Hotels a la isla de Ibiza escribe un nuevo capítulo tanto para la marca W como para este lugar tan lleno de energía”, comenta Jenni Benzaquen, VP Brand – Europa, Medio Oriente y África, Marriott International. “W e Ibiza son la pareja perfecta y estamos encantados de estrenar un nuevo lugar de disfrute en la Isla Blanca. Los vibrantes y coloridos interiores del hotel y su audaz arquitectura rinden homenaje al valioso legado de la isla, mientras que los colores, los diseños, los materiales y los tejidos que encontramos a lo largo de las distintas estancias del hotel se inspiran en las cristalinas aguas turquesas de la isla y su espectacular entorno a pie de playa”.

La particular arquitectura y diseño del hotel fueron creados por el reconocido estudio internacional Baranowitz + Kronenberg (B + K), que también diseñó el W Amsterdam. El hotel adopta y realza el ritmo relajado y la actitud cosmopolita de Santa Eulalia, lo que se traduce en el lugar ideal para una vibrante escapada envuelta en el encanto de Ibiza. El mobiliario, cuidadosamente elegido, el street art seleccionado por expertos y una espectacular y estratégica iluminación, combinados con sutiles referencias a la icónica historia de la isla, convierten al hotel en una experiencia verdaderamente única.

“Fue importante para nosotros capturar el espíritu de Ibiza en este proyecto”, comentan Alon Baranowitz e Irene Kronenberg, cofundadores de Baranowitz + Kronenberg. “Todos los espacios del hotel, tanto públicos como privados, están impregnados de sus atributos: relajados, coloridos, sencillos, transparentes, cautivadores y diseñados para que pueda entrar el sol”.

Una bienvenida W
A su llegada a W Ibiza, los huéspedes atraviesan una instalación de cristal que se asemeja a un “bosque” de luz que los dirige al interior hotel. Los mostradores metálicos de recepción, con forma de gotas de agua, reflejan los alrededores, dotando a la estancia de una energía tranquila y serena. El techo del W Lounge (la versión de la marca del vestíbulo del hotel) está completamente cubierto con una serie de patrones que simulan bordados metálicos inspirados en figuras circulares de crochet, una técnica muy usada en la artesanía ibicenca.

Los colores y las texturas de las paredes están inspirados en los emblemáticos atardeceres de Ibiza. Fabricadas con un cordaje ondulado fabricado en la isla, líneas de diferentes colores navegan por su superficie, con tonos que van desde el marrón en la parte inferior hasta el azul oscuro, que representa el nivel del mar, guiando la vista hacia el horizonte. Alfombras de Mandalas se extienden por el suelo inspirado en el agua del mar Mediterráneo, cuyas formas y dibujos comienzan a cobrar vida cuando se observan desde cerca una vez el huésped se relaja en los sillones y sofás.

El W Lounge rinde tributo a la arquitectura y la conexión de la isla con la naturaleza, representadas a través de unas plataformas de cemento pulido inspiradas en los escalones de Dalt Vila, el casco antiguo amurallado de Ibiza, que cubiertas de cojines y almohadas de estilo étnico, invitan a los huéspedes a sentarse y relajarse. El Bridge Bar está decorado con telas típicas de Baleares en brillantes colores y texturas, dotando al espacio de acogedor ambiente que se respira en los pequeños pueblecitos de Ibiza y convirtiéndolo en el espacio ideal para disfrutar de un café o un cóctel.

El descanso de los dioses
W Ibiza incluye referencias históricas y sociales de la Isla Blanca en cada detalle de su diseño, aportando una simplicidad refrescante y genuina al diseño del hotel, y expresándola a través de solo tres elementos: el color, el sol y sombra. El atractivo diseño de las 162 habitaciones y suites tiene un equilibrio perfecto entre materiales naturales producidos localmente y una decoración vanguardista, basada en una paleta de colores que va desde la arena dorada hasta el azul profundo.

Los mitos y leyendas de la isla también están cuidadosamente entretejidos en la experiencia de la que disfruta el huésped de la mano de la diseñadora española Marina González Eme. El mito de Tanit, la diosa protectora de Ibiza se refleja en los murales de las paredes de las habitaciones y en las imágenes de las almohadas de la cama. Las mesas incorporan pinturas antiguas inspiradas en las que se encuentran en las cuevas de Ibiza, añadiendo detalles significativos del destino al diseño de la habitación.

Los coloridos cabeceros de las camas, inspirados en las pinturas de Jackson Pollock, representan el espíritu libre de la isla, mientras que las cortinas, de un intenso color azul, se asemejan a los colores del océano, invitando a los huéspedes a salir a la terraza de la habitación para disfrutar del horizonte mediterráneo.

Detox. Retox. Repeat.
El WET Deck, la característica zona de la piscina de los hoteles W, refleja la forma del edificio y anima las vistas desde los balcones. Desde la piscina, los huéspedes pueden disfrutar del contraste de colores de los característicos toldos del hotel, en un degradado que va del amarillo al azul, inspirados en los tonos de las puestas de sol de la isla, en las montañas y en el mar. Desde la mañana a la noche, huéspedes y locales pueden relajarse en sus lujosas tumbonas, disfrutar de la música chill-out, probar sus refrescantes cócteles y dejarse mimar por el estupendo servicio del hotel.

Los bares y restaurantes del hotel ofrecen sabores locales con un toque internacional. Cena en La Llama y disfruta de los mejores cortes de carne junto con una selección exclusiva de mariscos frescos, todo preparado a la brasa. Chiringuito Blue se encuentra en la playa y ofrece la mejor selección de pescado y verduras locales a través de un viaje gastronómico desde la costa este del Mediterráneo hasta Ibiza, creado por el famoso chef Haim Cohen. El restaurante vegetariano Ve Café, una terraza urbana con elegantes interiores llenos de luz, tiene unas preciosas vistas al mar, deliciosos bowls y un fresco diseño con piezas colgantes de artistas locales y materiales de inspiración bohemia.

El espacioso AWAY Spa de más de 350 metros cuadrados y seis salas de tratamiento privadas y el gimnasio FIT, propio de la marca, son los lugares perfectos para recuperarse después de un largo día en la playa.