Por: Alicia Fernández

Abby Johnson es el personaje principal de Unplanned, y es ella misma en primera persona la que nos cuenta la historia de su vida.

La película, basada en hechos reales, arranca con una aclaración de Abby al espectador; “mi historia no es agradable de escuchar, os lo digo porque  es lo primero que deberíais saber”, y a continuación, llega la escena de la primera vez que presencia una intervención quirúrgica practicando un aborto, después de 8 años trabajando en el centro “Planned Parenthood”. A partir de ahí la película es un flashback contando su historia.

Planned Parenthood es una clínica de Textas donde Abby se convierte en la directora mas joven de la historia, sintiendo que lucha por los derechos y la libertad de las mujeres.

Mas de 22.000 abortos son practicados en el tiempo en el que ella trabaja en el centro. Ella tiene la absoluta convicción de que está haciendo una tarea positiva, hasta que el episodio, con el que os contaba arranca el filme, le hace cambiar su total perspectiva, descubriendo el negocio que se oculta tras el aborto, convirtiéndose así, en una auténtica defensora de la vida.

El tono de este drama, es claramente de película cristiana norteamericana, contada de una manera sencilla pero transparente y sin ambigüedades.

Plasma un testimonio real, interpretado con naturalidad y verdad, y esto hace que te impliques en la historia, pero si que he de decir, que recuerda y se acerca mucho a los telefilmes de sobremesa de fin de semana. Es un tanto predecible y sin sorpresas, con una clara posición o punto de vista sobre el tema y propagandística.

Aunque no se regodean tanto como en otras películas que tratan el aborto, hay momentos que son un tanto desagradables de ver.

Pero a pesar de todo esto, me mantuvo enganchada a la historia, y estoy segura, de que hay un público específico que la va a disfrutar y se va a emocionar.