MUCHO MAS QUE UN HOTEL

Desde el año 1912 el Hotel Palace, actualmente The Westin Palace Madrid, ha jugado un papel importante en la vida social y cultural de la capital de España. 

Sus paredes han sido testigos de buena parte de la historia de nuestro país, anécdotas y no pocos secretos de innumerables personajes que han dejado su sello estampado en la memoria. 

Por : Conchi Castañiera

Historia del Hotel THE WESTIN PALACE MADRID

En la revista Icruceros hemos tenido la suerte de charlar con Paloma García Gaxa, Public Relations Manager del hotel, la cual nos ha develado algunas curiosidades. 

Pero sobre todo nos ha descubierto un Palace donde la mujer, desde sus primeros comienzos, ha sido de una u otra forma protagonista.

Nuevo nº Junio 2020

La versión oficial nos dice que este emblemático hotel fue construido en el año 1912, en el solar del palacio de los duques de Medinaceli de la Carrera de San Jerónimo de Madrid, a instancias del rey Alfonso XIII, con el objetivo de dotar a la capital de un establecimiento hotelero digno de recibir a la alta sociedad.

Mata Hari se hospedó en el hotel, el 9 de octubre de 1916, utilizando un nombre falso para salvaguardar su identidad.

Siempre que buscamos información, leemos esto. Pero según se cuenta, porque no está escrito, la persona que promovió su construcción fue una mujer. Además empezó a influir en su construcción y se vio inmersa en el proyecto.

Esta mujer fue ni más ni menos que la Reina Victoria Eugenia de Battemberg, esposa de Alfonso XIII. 

Se quejaba a su marido, el rey, de que en Madrid no había nada más que posadas y fondas, y si no contaba con un hotel de lujo no podía considerarse una ciudad de categoría. 

Las visitas a la capital de miembros de la aristocracia, alta burguesía, así como artistas e intelectuales eran cada vez más frecuentes, desde que en el año 1883 la compañía Wagons Lits inaugurara el trayecto ferroviario París-Madrid.

 De este modo, el flamante, lujoso y moderno Hotel Palace abrió sus puertas al público el 12 de octubre de 1912, con más de 4000 invitados a su acto inaugural que fue amenizado por la Orquesta Sinfónica de Madrid y la soprano Elvira Hidalgo.

Se sirvió un cuidado y exquisito menú que consistió en: consomé de ave, cigala con lenguado estilo Newburg con arroz pilaf, tournedó Masena, codorniz Souvarof con judías verdes al vapor, bomba Aída, de postre, así como café y mignardises.

Para atender a los 800 huéspedes que podía alojar el hotel, una plantilla de más de 600 trabajadores estaba siempre disponible.

Desde ese mismo momento, el Hotel Palace se convirtió en el lugar de referencia y encuentro para la mejor sociedad de Madrid

Todo un acontecimiento, un despliegue de modernidad y lujo. Ascensores, interfonos que comunicaban con la recepción, teléfono con línea exterior a la calle y agua caliente e inodoro en todas las habitaciones.

Con el inicio de la Primera Guerra Mundial, personalidades y espías procedentes de los países del conflicto se refugiaron en el Palace, donde se hacían negocios de guerra. 

Incluso Margarta Geertruida Zelle, más conocida como Mata Hari se hospedó en el hotel, el 9 de octubre de 1916, utilizando un nombre falso para salvaguardar su identidad.

¿Cómo se sabe que fue ella?… Justo cuando dejó Madrid la detuvieron a punto de cruzar la frontera con Francia, y fue  allí donde declaró y confesó que había estado alojada en el famoso hotel. Poco después llegó su triste final. 

Paloma también nos cuenta acerca de otra famosa mujer que a ella personalmente siempre la ha causado gran impacto, Marie Curie. 

Marie Curie

Se alojó en el Palace en el año 1919 con motivo de asistir a un congreso médico que se celebraba en la ciudad.

Uno de los momentos más especiales para nuestra interlocutora y que ella siempre recordará, es cuando en un libro gigante y lleno de polvo, encontró la fecha del registro de la Premio Nobel. 

Marie Curie, una de las grandes mujeres del siglo XX. Pionera en el campo de la radiactividad, fue además la primera persona en recibir dos premios Nobel en distintas especialidades. 

En el Palace se quiso celebrar el centenario de la concesión de su segundo premio Nobel, en el año 1911. Para ello se realizó un menú muy especial, el mismo que se sirvió en la gala de los Nobel cuando se le fue entregado. 

Durante dos semanas se sirvió este menú para rendir homenaje a esta gran mujer y científica. 

Consistió en, consomé Doria con trufa fileteada, rodaballo con salsa cardinal, pularda con corazones de alcachofa y como colofón un postre de origen ruso “Charlote Rachel”.

En los felices años 20, los años de la Belle Époque, la gente estaba ávida de diversión tras el drama de la Gran Guerra y el Palace recupero rápidamente su puesto de honor entre la alta sociedad madrileña. 

Se celebraban frecuentemente en sus lujosos salones bailes de señoritas, siempre atentamente vigiladas de cerca por sus madres o por sus carabinas.

Sara Bernhardt o la artista de variedades malagueña Anita Delgado, que acabó contrayendo matrimonio con el Maharajá de Kapurtala, son solo un pequeño ejemplo de mujeres famosas que se alojaron en él durante aquellos años. 

El Palace pasó a ser el hotel de los artistas y el glamour, y el Hotel Ritz el de la aristocracia.

El 4 de noviembre de 1936 el Gobierno instaló en el edificio el Hospital de Base nº 1, un hospital de sangre, y cuando no había electricidad a causa de los bombardeos, las intervenciones quirúrgicas se realizaban aprovechando la luz que entraba por la cúpula del salón de baile

Durante esos años sólo se hospedaron en el hotel 89 clientes, y 50 empleados que allí vivían con sus familias pasaron a ser camilleros y auxiliares de sanitarios.

Como un nuevo Ave Fénix, el Hotel Palace resurgió de sus propias cenizas volviendo a abrir sus puertas el 1 de octubre de 1939.

También ha sido pionero en muchas cosas. 

Fue el primer hotel que tuvo una guardería, la “casa cuna”. 

Desde el año 1940 hasta el 1969 en la “casa cuna” los empleados podían dejar de forma gratuita a sus hijos hasta que acabara su jornada laboral. 

Hoy sólo quedan las fotografías de las cuidadoras y de los niños.

Así mismo en 1930 comenzó a tener un servicio médico de empresa.

Todo un avance de la época. 

El hotel conserva aún todas las primeras fichas de empleados y empleadas por orden alfabético. En las mismas se pueden leer profesiones que ya no existen. Por ejemplo, “portero biombo”. La persona que se dedicaba a abrir la puerta giratoria por la que durante los primeros años se accedía a su interior.

En los años 50 recuperó su ambiente más cosmopolita y alojó a la mayoría de las actrices norteamericanas que pasaban por Madrid, como Rita Haiworth, Ava gardner, Lauren Bacall, y a las mexicanas Dolores del Río y Maria Félix.

Sin duda una época esplendorosa y llena de glamour. 

 Salvador Dalí volvería a pasearse por sus salones rodeado de una corte de admiradores. Todos obedeciendo los caprichos de su mujer y musa, Gala

Otras de las grandes mujeres que han pasado por el Westin Palace han sido Sophia Loren, Maria Callas y Margaret Thatcher. 

Más recientemente, Jennifer Lopez. Gloria Estefan y Mariah Carey, la cual se encontró con cerca de 200 fans en la puerta principal a su llegada. 

La cantante, sin dudarlo les prometió invitarles a merendar.

Para ello, Mariah pidió que se preparara un refrigerio para todos en un salón al que poco después bajó para merendar y charlar con sus encantados fans.

Actualmente un 70% del equipo operativo y directivo del Westin Palace está formado por mujeres. 

Mucho más que un hotel, The Westin Palace Madrid, es historia viva del siglo XX, una experiencia, un viaje en el tiempo repleto de sensaciones.

Y como nos lo deja muy claro Paloma: “El Palace consigue el equilibrio entre lujo y volumen, no es una marca, es un nombre”.

Desde aquí agradecemos el poder haber realizado este especial MUJER en su interior.

Nuevo Quiosco -Gratis-