jueves, mayo 19, 2022
More

    SANTORINI LA LEYENDA DE LA ATLÁNTIDA

    Existen evidencias de que el mito de Atlántida, descrito por Platón, estuvo basado en la erupción de Santorini.La fascinación de movernos entre la realidad y la ficción será un punto a favor en este recorrido que os recomiendo.

    Nuestra visita nos llevará hasta el mar Egeo, al sur de las Islas Cícladas.

    Entre Atenas y Creta.

    Santorini es la isla griega por excelencia, todo en ella es de postal.

    Posee una curiosa forma, resultado de la potente erupción volcánica acaecida hace 10.000 años, cuando se hundió gran parte de ella y dio paso a su peculiar aspecto, con la caldera en el centro.

    Nuevo Nº Marzo 2022

    Curioso destino turístico con casas encaladas colgando de una escarpada orografía donde las magníficas vistas y el gran ambiente atraen a miles de visitantes durante todo el año.

    Todo gira alrededor de esta caldera con hoteles de lujo, piscinas infinitas, tiendas de grandes marcas y tabernas típicas.Siempre colgando del imponente acantilado.

    Para subir y bajar hay varias opciones, como en teleférico o a pie, ambos recomendables y con vistosos y entretenidos recorridos.

    No me gustó ver burros ofrecidos como taxis de carga para salvar el desnivel.Si no hay demanda no habrá oferta.

    Cumplimos 10 años

    Hay que tener en cuenta que la isla fue destruida por completo en 1956 después de siglos de constantes erupciones, es por ello que aún resulta más fascinante, ya que lo que ahora disfrutamos surgió casi de la nada.

    Fira es la capital de Santorini, antiguamente llamada Thera fundada en el siglo XVIII.

    Es la capital, pero su aspecto de pequeña población la hace aún más apetecible.

    Situada cerca del aeropuerto, en medio de la isla y con una altitud de 200 metros sobre el nivel del mar, es sin duda la perfecta atalaya para disfrutar de las mejores vistas.

    Sus casas son de un blanco cegador y están coronadas con cúpulas de ese azul intenso que solo en Santorini es posible contemplar.

    La Catedral Ortodoxa Metropolitana, reconstruida en 1975 es de imprescindible visita, junto a su campanario, que no puede ser más vistoso.

    Pasear por la Avenida Ypapantis y contemplar las tiendas de orfebrería. 

    Tomarse algo en algún local coqueto.Ir hasta el Museo prehistórico Thera.

    Caminar hasta el importante yacimiento arqueológico Akrotiri, conocido como la Pompeya griega, por la importancia de los restos del antiguo pueblo sepultado por la erupción.

    Una de las postales más idílicas que podemos llevarnos en nuestra retina es el camino desde Fira hasta Imerovigli para llegar al promontorio de Skaros colgado en el acantilado donde el panorama es impresionante.

    Oia será nuestra siguiente etapa, rivalizando siempre con la capital pero sabiéndose la reina de la zona.Domina totalmente la isla con sus callejuelas estrechas y empinadas dibujando un cuadro allí donde mires.La vista desde el mar es aún más interesante ya que se ve perfectamente el perfil del cráter.

    Los 458 metros de altitud de la localidad le dan esa perspectiva que sin duda la convierte en uno de los puntos más fotografiados de las Cícladas.

    Su mágica puesta de sol.Sus molinos y sus casas trogloditas. Todo es blanco y azul.Imposible no llevarte la mejor foto.

    Aparte del paisaje, su historia, con ruinas de castillos de otras épocas y una amplia oferta cultural, con interesantes galerías de arte o curiosos locales como la librería Atlantis, donde podemos encontrar libros en cualquier idioma, hacen que Oia sea realmente atrayente. 

    Difrentes poblaciones menos bulliciosas pero igualmente cautivadoras, como Firostefani, Perissa, Kamari entre otras, harán de nuestra estancia una experiencia única.

    Las volcánicas playas de Santorini no son las mejores de Grecia pero bien merecen una visita y más de un baño en sus profundas aguas.

    En el centro de la caldera se llega a los 400m.

    Las hay rojas, negras y blancas…dependerá del color de la arena, que el volcán pintó a su libre albedrío.

    Es bien sabido que los baños de ola dan ganas de comer y de beber,  así que no dejaré pasar por alto el tema gastronómico.

    La comida es típica griega, sabrosa y variada con mención especial al saganaki con queso, la moussaka con berenjena o el gyros de carne con pan de pita.

    Pescados y mariscos merecen mención aparte, así como el yogur, griego por supuesto.

    Sus catas vinícolas de blancos burbujeantes con el Visanto siendo el de más solera o la cerveza artesanal de la isla, la Yellow Donkey, dejarán nuestros paladares plenamente satisfechos.

    Santorini es una isla que nos ofrece todo lo necesario para pasar unos días inolvidables.

    Paz y calma 

    Ambiente y fiesta. 

    Así es Santorini, donde el último rayo de sol antes de ponerse en el horizonte, es de color verde. 

    Habrá que comprobarlo.

    Otros Artículos

    spot_img