Maleta del crucerista, destino Fiordos 1939.

0
1753
Maleta del crucerista destino fiordos 1939.
Maleta del crucerista destino fiordos 1939.

 

Maleta del crucerista, destino Fiordos 1939.

Por: Conchi Castañeira

 

No, no se trata de un episodio de “El Ministerio del Tiempo” en el que viajamos décadas hacia atrás. Tampoco nos hemos equivocado en la fecha. Hoy, queremos saber que cosas y cómo han cambiado en cuanto a viajar en crucero se refiere.

Porque todos conocemos ya de sobra que los cruceros llevan muchos años surcando los mares y que todo, o casi todo, está ya inventado, pero ¿que cosas no han cambiado nada de nada?…

Os diré una de ellas, el hacer las maletas. Si, y creo que todas las señoras que me estén leyendo acertarán a darme la razón, las maletas es la piedra en el zapato a la hora de preparar nuestro tan ansiado crucero.

Y es ahí donde nis entran las dudas. ¿Qué tiempo hará?…y ¿si sube la temperatura?.. ¿lluvia?…por si acaso meto esto, por si acaso meto lo otro…

Pues bien, ya nuestras abuelas, aquellas intrépidas mujeres que viajaban en crucero por el año 1939, a ellas también les asaltaban las dudas.

Y para su ayuda y suerte, la Swedish American Line creó una especie de guía de cómo hacer las maletas para un destino tan especial como los Fiordos.

Aquí os enseñamos lo que en 1939 era esencial meter en la maleta:

A la atención de las pasajeras:
Para orientarlas en la elección , les sugerimos una selección de la ropa mas adecuada para un crucero a Cabo de Norte. A bordo podrán ustedes comprar agujas, kleenex y cold cream, pero no ropa sport,que constituirá lo esencial de su guardarropa.

Para el día , póngase ropa mas cómoda y elegante; vestidos de lana fina , un traje sastre de tweed conjuntado con blusas de lana o seda.

Uno o dos conjuntos estampados ,como los que llevan en su tierra en primavera, son muy adecuados para cualquier ocasión.

La ropa interior deberá ser mas resistente que delicada: durante un crucero no se puede perder tiempo con problemas de tintorería.

Los zapatos sport son indispensables, preferentemente con tacones de una altura razonable y buena suela , porque van a hacer ustedes mucha escalada y marcha a pies.

Lleven muchas medias: los fabricantes estadounidenses no tienen rival en este terreno.

Para la cubierta de paseo , necesitaran faldas o pantalones sport , zapatos con suela de goma , un traje de baño para nadar en la piscina o atreverse con el Báltico.

Para las cenas a bordo ,traje de noche que, -aunque no sea obligatorio-,es habitual cada día de la semana excepto en los domingos. No se compliquen la vida con lamés o zapatos dorados o plateados: el aire de mar los deslustraría.Los encajes son una buena opción, puesto que se arrugan poco. La muselina de seda es puro glamour y los ricos drapeados son perfectos para un crucero al Cabo de Norte.

Folleto de la Swedish american line 1939

 

Y ahora después de leer estas útiles recomendaciones, ¿os parece que algo ha cambiado?…