Los miles de pasajeros retenidos a bordo podrán continuar mañana con su viaje

Los análisis realizados a la crucerista que presentaba síntomas de coronavirus han excluido que sufra esta enfermedad originada en la ciudad china de Wuhan. Así lo ha confirmado el Ministerio de Sanidad italiano a La Vanguardia, después de que los 6 .000 pasajeros a bordo hayan permanecido retenidos durante todo el día ante el puerto de Civitavecchia, el más cercano a Roma, por el temor a que la fiebre y las dificultades respiratorias de la mujer se correspondieran con el virus.

Nuevo nº iCruceros



Ahora el crucero Costa Smeralda podrá continuar mañana con el resto de su periplo, y, según han informado a los pasajeros, durante este viernes visitarán Roma. Después el buque partirá directamente hacia Savona, saltándose la parada prevista en el puerto de La Spezia.

La mujer, de 54 años y proveniente de Macao, región autónoma en la costa sur de China, empezó a encontrarse mal el miércoles por la noche. Se dirigió a los médicos del crucero cuando comenzó a tener fiebre y problemas respiratorios, síntomas compatibles con el coronavirus.

Fue entonces cuando el equipo médico del buque actuó conforme a los protocolos y aislaron a la crucerista y a su marido –que no ha presentado ninguna señal de estar enfermo– en el hospital del barco. Por la mañana, cuando el Costa Smeralda ya había llegado a Civitavecchia, un equipo médico del hospital Spallanzani de Roma –especializado en enfermedades contagiosas– se ha trasladado hasta el buque para realizar análisis de sangre a la paciente.

La pareja llegó al aeropuerto de Malpensa, en Milán, el pasado 25 de enero, procedentes de Hong Kong. Desde allí embarcaron en el buque en Savona la semana pasada, con la mitad de las personas de nacionalidad china que están en el barco. Después, el crucero realizó sus etapas en Marsella, Barcelona (el lunes) y Palma de Mallorca (el martes). Luego tuvieron un día de navegación hasta llegar a Civitavecchia, el momento en que empezó a encontrarse mal.

El barco, con unos 400 españoles, había parado en Barcelona y Palma de Mallorca

Fuente: https://www.lavanguardia.com/