Cuba espera para el año próximo una cifra récord de turistas, y los gigantescos cruceros que llegarán producto del “deshielo” entre la isla y Estados Unidos, así como los vuelos directos entre ambos países, serán los principales responsables de esa oleada.

Carnival, la firma de cruceros de Estados Unidos, incrementará en octubre y noviembre sus viajes a Cuba como respuesta a una demanda que podría acercar una “ola” de más de un millón de estadounidenses a la isla en 2017, según pronósticos.

La compañía -que comenzó a través de su firma subsidiaria Fathom una ruta histórica a la isla el 1° de mayo pasado- anunció dos viajes más a Cuba el 9 de octubre y otro para el 6 de noviembre. Esta semana, un portavoz de Fhatom justificó esa acción con el incremento de la “demanda pública” que tuvo hasta ahora su buque MV Adonia, con capacidad para 700 pasajeros. “Hemos experimentado una fuerte y continua demanda de pasajeros que quieren viajar a Cuba”, dijo a periodistas en Estados Unidos Tara Russell, que preside Fathom, en una nota distribuida por Internet.

Hasta ahora el Adonia toca los puertos cubanos de La Habana, Cienfuegos -en la costa suroeste- y Santiago, en el extremo este del país, con tarifas que se inician en US$ 1.599 por persona.

La firma divulgó que el aumento de los viajes ocurrirá respetando las 12 categorías de viajeros que permite el embargo de Estados Unidos, las cuales incluyen académicos e integrantes de proyectos humanitarios. Un ciudadano de Estados Unidos aún no puede viajar como turista a Cuba, según prohíbe esa medida que tiene casi 60 años.

Fuente.http://www.clarin.com/