Carnival ofreció algunos de sus barcos para apoyar el esfuerzo ante la pandemia de coronavirus

La Corporación Carnival, la más grande del mundo de viajes de crucero, ofreció que varios de sus barcos puedan convertirse en hospitales temporeros para pacientes generales que no tengan diagnóstico de COVID-19, una propuesta que podría tener buena acogida por parte de las autoridades de salud de varios países ante la escasez de facilidades hospitalarias para pacientes con coronavirus.

La empresa, que tiene nueve líneas de crucero y 105 barcos, dijeron que algunos barcos de Carnival Cruise Line, de Holland America, Princess Cruises y de P&O Cruises Australia, estarían disponibles para cumplir esas funciones y de esa manera ayudar a paliar la necesidad de camas que podrían tener países alrededor del mundo.

Nuevo nº Marzo



La empresa de viajes dijo en un comunicado de prensa que, considerando los cruceros como facilidades de salud temporeras, se libera espacio en facilidades terrestres y se expanden las opciones para pacientes contagiados con el COVID-19, que podrían atenderse en los hospitales terrestres existentes. Como parte de la oferta, los interesados solo tendrían que cubrir los costos esenciales de operación de los barcos mientras estén en puerto.

Los cruceros, con capacidad similar de hasta 1,000 habitaciones de hospital, podrían tratar pacientes con condiciones menos críticas. Las cabinas podrían convertirse rápidamente en habitaciones de hospital conectando aparatos para monitorear la salud de los pacientes de manera remota, usando las facilidades de internet de alta velocidad de los barcos. Esas “habitaciones” tienen baño privado, balcones que brindan acceso a los pacientes a tomar el sol o el aire fresco y pueden servir incluso, en caso de que se necesite aislar a los pacientes.

Además, esos barcos tienen la capacidad de tener hasta siete unidades de cuidados intensivos porque poseen sus propios centros médicos, que están equipados con aparatos de monitoreo cardíaco, ventiladores y otros equipos médicos claves para emergencias. Si fuera necesario, pueden funcionar como las facilidades de hospitales terrestres, con áreas separadas para múltiples funciones médicas en diferentes pisos.

Todos los barcos que se utilicen para estas funciones estarían en puertos cercanos a la comunidad en necesidad y tendrán al personal del barco para mantenerlo operando con todas las funciones marítimas requeridas, así como los trabajos en el área de comidas, bebidas y limpieza. Los servicios médicos estarían a cargo del gobierno o del hospital responsable del lugar donde se ofrezca el servicio, que tiene que ser uno donde el COVID-19 esté afectando.