‘TRAIN TO BUSAN 2: PENINSULA

Prepárense para tomar un cóctel explosivo. Aquí tienen la receta:

Una buena cantidad de MadMax y su Fury Road, una dosis de virus y zombies a lo Guerra Mundial Z (los zombies víricos son los que se mueven rápido y están medio locos, si se los compara con los zombies de toda la vida que son lentos y perezosos), unas gotitas de neón de Blade Runner, un puntito de película de Bruce Lee y sus buenas peleas (fíjense en el prota y su espectacular parecido), y una pizquita de licor post-apocalíptico a lo Terminator (con su Sara Connors incluido)…

Nuevo Nº Marzo 2021

¡Et voilá el cóctel Península! : Ideal para tomar entre amigos o en familia el sábado por la tarde.



Tengan cuidado al darse la vuelta no sea que les ataques las hordas virulentas o unos malos malísimos al más puro estilo Gas Town: qué gran deuda a la genial MadMax con su reinventada cúpula del trueno: esta vez, habrá que enfrentarse a los omnipresentes zombies ante un público ávido de sangre y muerdos.

Los hechos se sitúan cuatro años después de los acontecimientos narrados en ‘Train to Busan’

Unos zombies, por cierto, que llenan de forma trepidante y logradísima los huecos de la clásica historia de opuestos: altruismo y egoísmo, amor y perversidad. Como marcados son también los contrastes entre la rapidez de la acción y la lentitud de las despedidas (aquí los seres peligrosos se toman sus descansos)

Train to Busan 2: Peninsula’ lidera la taquilla coreana

Y me quedo por último con la belleza hipnótica y nocturna de los paisajes urbanos destruidos por el abandono y el virus, que forman el envoltorio perfecto para esta singular aventura de cuarentenas y contagios.

COMPARTIR
Artículo anteriorEL DUBÁI DE LOS ÓSCAR: PELÍCULAS INOLVIDABLES RODADAS EN LA MEGACIUDAD
Artículo siguienteIL Palazzotto Residence & Winery
Alicia Fernández
Soy Alicia Fernández, actriz calagurritana que reside en Madrid. Me gusta el rock&roll, los conciertos, bailar sin parar y sobre todo ver (y hacer) teatro. Amante del cine, podría pasarme los días viendo películas y por supuesto, rodando películas, y también fanática del mar. Así que no podía encontrar mejor lugar que Icruceros que une dos de mis grandes pasiones, y así poder contaros de primera mano mi humilde visión de las películas a las que acudiré en su nombre. Mi primera incursión en los cruceros fue gracias al rodaje de la película “Yucatán” que tuve la fortuna de rodar de la mano de Daniel Monzón y además descubrir el mundo crucerista, que si he de ser totalmente sincera, me lo pasé en grande. Así conocí a los creadores de Icruceros y aquí me he quedado a su lado.