Visitando Tanzania

0
1254

Visitando Tanzania.

Por: Lara Muga

tanzania

África es, en mi opinión, uno de los continente más desconocidos por el resto del mundo. Las primeras imágenes que nos vienen a la mente al pensar en África no son precisamente unos parajes paradisíacos con palmeras y aguas claras, si no todo lo contrario, pobreza, miseria y más pobreza. Y no es del todo incierto, ya que por todos es sabido la desigualdad y el subdesarrollo que viven algunas zonas de este continente, pero todo ello se olvida en cuanto pisas tierra africana. La sabana verde entremezclándose a lo lejos con el azul del cielo es una de las maravillas que pueden descubrirse en este viaje, además de los animales que nunca imaginamos ver a dos metros de nosotros. Esta aventura comienza en el aeropuerto de Madrid, donde gracias a un vuelo regular con escala en Ámsterdam, llegamos hasta el aeropuerto de Nairobi (Kenia), donde nos recoge un coche que nos lleva hasta la frontera con Tanzania. Y es aquí, precisamente, durante este trayecto, donde nuestros ojos pueden ver la realidad de la que anteriormente hablábamos. Poblados decadentes, personas esperando quién sabe qué en las cunetas, coches oxidados y numerosas “casas” a medio construir. Basura y más basura que rodea a docenas de niños que vuelven o van  caminando hacia la escuela. Descalzos sí, pero vestidos con una de las mejores sonrisas que jamás he visto y dudo veré. Un trayecto que dura aproximadamente dos horas y media y que nos lleva hasta una frontera improvisada donde tanto el acceso como la salida es ardua tarea. Una vez en territorio tanzano un amable oriundo recoge todo tu equipaje y te invita a subir a un jeep que nos trasladará hasta nuestro primer destino, Arusha, lugar de donde salen la mayor parte de los safaris del país. Durante este viaje el guía explica orgulloso el significado de los colores .tanzania1

 

En Arusha se encuentra el Parque Nacional Tarangire, cuyo nombre se debe al río que lo baña, el Tara, y a uno de sus animales autóctonos, el ngire. Es un parque lleno de baobabs, árboles enormes de flores efímeras y frutos carnosos, con troncos inabarcables plantados al revés ya que sus ramas parecen raíces. Un paisaje dichoso con extensiones colosales de naturaleza donde te pierdes en los verdes de su vegetación, en los marrones de su tierra y en el rojo de sus caminos.
Ya en Arusha conoces a los primeros Masais, un histórico pueblo de pintorescos supervivientes cuyos poblados se organizan en círculo. El hombre masai mide su riqueza por el número de vacas, mujeres e hijos que tienen, llegando incluso a poseer 15 mujeres.
Se alimentan a base de carne, leche y sangre y la vestimenta depende del sexo. Los jóvenes guerreros, por ejemplo, visten de negro y pintan su cara de blanco. Las mujeres, por el contrario, visten de azul, rapan sus cabezas y decoran su cuerpo con numerosos abalorios de colores. Los hombres más maduros visten de rojo. Pero quizá, lo más curioso de su ropa sean los zapatos, neumáticos cortados en cuadrado con el fin de dejar una huella simétrica para que sus enemigos no sepan en qué dirección partieron.
Otro lugar digno de visita es el Área de conservación del cráter del Ngorongoro, Patrimonio Mundial de la Humanidad, situado en el extremo norte de Tanzania, a 90 kilómetros de Arusha. Forma parte de un inmenso territorio protegido….

Si deseas continuar leyendo este articulo de “Tanzania”. AQUI TIENES EL 10º NÚMERO DE ICRUCEROS