Visitando Ámsterdam

0
1345

amsterdam a tu aire

Visitando Ámsterdam

Por: Marian Pérez

Estamos en Holanda, el país más llano del mundo, os diré que su aeropuerto, Schipol, está más de cinco metros por debajo del nivel del mar. Curioso.
Ámsterdam se encuentra entre el río Amstel y el mar Del Norte, que se adentra en la bahía Ij.
Dividida en quince distritos, cada uno con su propio gobierno.
El escudo de la ciudad tiene dos leones, una corona y tres cruces blancas que simbolizan los mayores peligros que antiguamente acecharon la ciudad.

Setenta y cinco kilómetros de canales y mil doscientos ochenta y un puentes, para que no los tengáis que contar y sepáis a qué ateneros en la húmeda urbe.

Inundaciones, incendios y epidemias.
El lema del que hacen gala desde la 2ª guerra mundial indica el carácter de los lugareños.
Valor, resolución, compasión.
El tulipán es la flor nacional en Holanda, desde que llegaron de Turquía, en el siglo XVII, en esta época algunos bulbos tenían tanto valor como las esmeraldas. En la actualidad es rara la estancia tanto pública como privada, que no está adornada con flores.
Los canales que vamos a ver son muchos, pero cuatro son los más importantes:
Singel, Herengracht, Keizersgracht y Prinsengracht.

amsterdam y canales
Los canales secundarios son más pequeños, pero preciosos, algunos muy pintorescos. Los nombres igual de impronunciables que sus hermanos mayores…
El agua a pesar de verse con un color oscuro, entre verde y marrón, no huele ni aparenta suciedad. Cada tres días se renueva totalmente, con ayuda de esclusas. Si bien es cierto, que en el fondo de los canales, los restos de bicicletas son abundantes y de vez en cuando tienen que hacer limpieza más a fondo.
Es casi seguro que lo primero que nos llame la atención al llegar a la ciudad es la Estación Central con su imponente fachada, obra del arquitecto Cuypers.Allí confluyen trenes de toda Europa y las líneas de metro más importantes .Una oficina de turismo esta allí albergada. Buen sitio, ya que la cantidad de viajeros despistados es grande.
Está construida sobre miles de pivotes de madera, para soportar la gran estructura, en el inestable suelo, ganado al mar.
Al salir de la estación nos encontramos con La Iglesia de San Nicolás, con sus imponentes torres. Dedicada al patrón de los marineros y de Ámsterdam.
Si seguimos con las iglesias, creo que la más impactante y que no debemos dejar de visitar es la gótica Gran Basílica Oude Kerk, lo más destacable su gran órgano ya que fue desprovista de sus tesoros durante la época iconoclasta.
Se encuentra en pleno Barrio Rojo.

Si deseas continuar leyendo este articulo de “Ámsterdam”. AQUI TIENES EL 10º NÚMERO DE ICRUCEROS