Visitamos el Oasis of the seas

0
839

Visitamos el Oasis of the seas

  Por: Nuria Ventura
DSC06837 copia

Por fin llegó el día esperado, el barco más grande del mundo, EL OASIS OF THE DE SEAS de Royal Caribbean llegó a Barcelona el 13 de septiembre, la expectación era inmensa de ello se habían ocupado los medios de comunicación. Esta revista tuvo la suerte de estar invitada a una visita guiada antes de su marcha hacia el crucero por el Mediterráneo.

 EL OASIS OF THE DE SEAS visto desde la ventanilla del autobús que nos llevaba a la terminal, parecía que aquello que habían publicitado fuera una exageración, se veía más grande que los demás pero no como para pesar 225.000 toneladas, tener una eslora de 360 metros, casi cuatro campos de futbol. 2.706 camarotes de los que más de la mitad disponen de balcón, 28 suites dúplex con vistas al mar. Y una capacidad de 6.360 pasajeros, más 2.394 miembros de la tripulación de 71 nacionalidades distintas.

[quote text_size=”small”]

Al llegar a la terminal comprobamos que de exageración nada de nada, éramos unas hormigas frente a este coloso del mar, y seguro que Poseidón al verlo no pondría ninguna objeción de su paso por sus dominios.

[/quote]

Una vez organizados, iniciamos la ruta interna por este dios de los mares, empezando por las cubiertas superiores. Al llegar lo primero que vemos y que nos deja con la boca abierta del OASIS OF THE DE SEAS es un jacuzzi circular acristalado suspendido en el aire a 40 metros por encima del mar. Un área de piscinas separadas entre si por zonas, acompañadas de los correspondientes jacuzzis y con un incontable número de hamacas a su alrededor esperando ser ocupadas. Contemplándolas y sin esforzarse demasiado lo primero que viene a la cabeza es que no hay suficiente sitio para la ocupación de todos los pasajeros, si a estos les apeteciera a la vez gozar de un día de sol y agua ¿cómo lo harían?, dejo la pregunta en el aire. Entre estas zonas se encuentra la destinada a los más pequeños, cuatro piscinas de distintas formas, tamaño, poca cobertura, y unas figuras de goma variadas de mucho colorido, donde de algunas de las cuales fluye el agua a través de pequeños surtidores, no hay que decir que es el disfrute de los pequeños. Un solárium cubierto rompe el entorno de la cubierta, sirviendo de refugio a los más frioleros o que no soportan el sol. No olvidemos mencionar los dos simuladores de surf donde los más jóvenes y no tan jóvenes practican, no se si llamarlo deporte, imaginándose que están en una de las playas donde las olas son inmensas, creyéndose los reyes del surfismo. También observamos un campo de mini golf y una pista de baloncesto en la parte de popa, nada que envidiar a los que existen en los clubs privados. Añadir que cada zona dispone de su correspondiente barra de bar para los mas sedientos.DSC06773 copia

Como el calor era insoportable y el sol se dejaba notar a base de bien, no nos hubiera importado lanzarnos a una piscina aunque fuera con la ropa puesta.

En una cubierta por debajo y al aire libre se encuentra el teatro acuático de forma semi circular donde se ofrecen saltos de acrobáticos desde una altura hasta la piscina de más de cinco metros, y por las noches se celebran espectáculos de luz y color ante la atenta mirada de un carrusel instalado a lo lejos fabricado en madera y manualmente. Una verdadera joya.

DSC06768 copia

OASIS OF THE DE SEAS Cuenta además con espectaculares actividades, como tirolina,, patinaje sobre hielo, escalada,

Señalar que en el centro de una de las partes del barco con piscinas a ambos lados, hay una gran espacio abierto como si fuera un patio de luces de un inmueble, donde se puede contemplar las partes bajas del crucero, y con una buena visión del Central Park. En ambos lados de esta abertura y de arriba abajo, hay unas cabinas con balcón. Sinceramente, el entorno de las mismas no luce tanto como debería ser. Independientemente los pasajeros que las ocupan no se sabe si podrán descansar bien, debido al ruido que se genera en todos los locales de los paseos.

DSC06767 copia

El área del Central Park, es un espacio abierto donde se puede pasear tranquilamente entre la vegetación tropical escuchando el canto de algún que otro pajarito que habita en algunos de los árboles existentes. Alrededor tiendas de ropa, terrazas donde tomar algún refresco. A destacar el restaurante Central Park donde se ofrecen seis platos de comida vanguardista elaborados por el gran chef Michael Schwartz, destacar la acertada y maravillosa decoración interior del local Decir que es un paseo aparte de armónico, se respira tanta tranquilidad, que las horas se pasarían sin darnos cuenta, solo con el hecho de contemplar el entorno y dejarse llevar por los propios pensamientos, o simplemente tener la mente en blanco para una mejor relación.

DSC06798 copia

Por debajo del Central Park se encuentra el Royal Promenade un paseo interior, muy bullicioso, semejante a las galerías existentes en las ciudades, En ambos lados el espacio está muy aprovechado por cafeterías, una hamburguesería, tienda de dulces, tienda de plum cackes, pastelería, coctelería de zumos naturales, algún restaurante, bares, estudio de fotografía, juguetería, y peluquería. En el centro, ya casi al final del paseo algo muy curioso que nos llamó la atención, pero que no vimos funcionar, un pequeño espacio con poca agua, donde salen unos surtidores a diferentes niveles, recibe a un bar en el que se puede tomar cualquier clase de bebida mientras se desplaza por varias cubiertas, genial.

En el OASIS OF THE DE SEAS encontramos Un teatro de 2.000 butacas donde se estrenó el musical Chicago por vez primera en alta mar, actualmente se representa el musical Hairspray. Visto sin funcionar, no hay nada nuevo que contar.

DSC06833 copia

Y no podía faltar un inmenso casino con todo tipo de juegos que los aficionados puedan imaginar denominado El Royale, el mayor de alta mar.

Pasando una plazoleta hacia la salida, se expone la fabricación fase a fase de un caballo del carrusel, desde que se le da forma a la madera hasta que finaliza su elaboración, hay que reconocer que es un trabajo para profesionales muy meticulosos y amantes de su oficio.

Informar que si no hemos escrito sobre las cabinas, restaurantes, spa y gimnasio, es porque no hemos podido visitarlos, por falta de ganas no ha quedado

Y llega el final de esta visita que ha durado aproximadamente una hora, treinta minutos, salimos de este gran monstruo del mar, que más que un barco parece el barrio de una ciudad cualquiera, con todo tipo de equipamientos.

Por último vamos a dar nuestra opinión en positivo y en negativo sobre el Oasis of the Seas.

Positiva: El OASIS OF THE DE SEAS es un barco con todo tipo de espacios para distracción de los pasajeros.

Negativa: Demasiado grande y demasiados pasajeros, lo que da lugar a que no sea un habitáculo para nada acogedor.

El Oasis of the Seas es gemelo del Allure of the Seas, que tendrá su base en Barcelona en 2.015.