Los cruceros contribuyen a al hacinamiento de los estrechos canales y pasarelas

 

A partir de 2020, un tercio de los cruceros se desviará de la ciudad.

 
El Gobierno italiano ha anunciado que va a a redirigir a los cruceros lejos del centro histórico de Venecia. Esta decisión responde a una larga campaña de los residentes para evitar que los barcos grandes atraquen en la ciudad listada por la Unesco. 
 
PUBLICIDAD
El ministro de transporte de Italia, Danilo Toninelli, ha señalado que los cruceros se desviarían de su ruta actual y les prohibirá ingresar al histórico gran canal, según ‘Financial Times’.
 
 El ministro ha explicado que ha estado buscando puertos temporales «para evitar presenciar más invasiones de la Giudecca por parte de estos palacios flotantes, con los escándalos y los riesgos que conllevan».

 

En 2018, 502 cruceros trajeron 1,56 millones de pasajeros a Venecia, lo que contribuyó al hacinamiento que ya inunda los estrechos canales y pasarelas. Además, existen preocupaciones ambientales sobre el impacto de los barcos que pasan a través de la Laguna de Venecia y a lo largo del Canal de Giudecca.
 
En junio, una colisión entre un crucero oceánico de 2.150 pasajeros MSC Opera y el crucero fluvial de Uniworld The River Countess -en el que cuatro pasajeros resultaron heridos- aumentó las demandas de prohibición.
 
 A partir del próximo mes, algunos cruceros atracarán en las terminales de Fusina y Lombardía lejos del centro de la ciudad pero aún dentro de la laguna. Sin embargo, a partir del próximo año, un tercio de los cruceros se desviarán de la ciudad.
 
PUBLICIDAD
Un plan para redirigir los cruceros se remonta a 2017 cuando un comité gubernamental italiano decidió que los cruceros que pesen 96.000 toneladas o más no podrían atracar en la laguna frente a la Plaza de San Marcos.
 
 Según este plan, los barcos más grandes tendrían que dirigirse a una terminal en el puerto industrial de Marghera, en el continente.
 
 Los barcos más pequeños, los de 55.000 toneladas o menos, podrían continuar a lo largo de la ruta actual.
 
 Pero se esperaba que las obras en esta nueva ruta se prolongaran durante cuatro años, por lo que los barcos continuaron atracando frente a la Plaza de San Marcos.
 
El anuncio de Toninelli llega después de que Venecia instara la semana pasada a otras autoridades portuarias a unirse contra  los problemas de los cruceros.
 
 Pino Musolino, presidente de la autoridad portuaria del Mar Adriático del norte, escribió a otras ocho autoridades portuarias pidiéndoles que «unan fuerzas» para obligar a las líneas de cruceros a «lanzar barcos compatibles con nuestras estructuras y el medio ambiente». 
 
Otros puertos de cruceros europeos populares también buscan frenar la invasión de cruceros.
 
 
Fuente: Informativos Telecinco