VACACIONES EN EL MAR

0
647

Desde sumergirte en un submarino para ver las profundidades hasta volar en un simulador de paracaidismo, los cruceros ya no son lo que eran y hoy en día es mucho más que tumbarte al sol y andar entre restaurantes y tiendas.

 

Te presentamos 11 actividades que no imaginabas que podrías hacer a bordo de un crucero:

Carreras de karts y juegos de laser tag

La primera pista de carreras en el medio del océano, con 230 m en dos niveles. El Norwegian Joy, que ha iniciado su servicio este verano, está diseñado exclusivamente para pasajeros chinos, con tripulación que habla mandarín, cocina china auténtica, y experiencias a bordo inspiradas en la cultura china para ofrecer a los pasajeros unas vacaciones de inmersión china. Norwegian Joy se moverá entre los puertos de Shanghái y Tianjin.

Además de tener una pista de karts dispone de un pabellón galáxico para vivir la experiencia de realidad virtual con simuladores de carreras y videos interactivos.

También ofrece la primera experiencia a bordo de laser tag, donde los colonizadores humanos han perdido el contacto con el planeta Tierra y hay que encontrarlos en una nave espacial abandonada.

Construido en Meyer Werft, este crucero tiene una eslora de 326 m, manga de 42 m, capacidad para 4.000 pasajeros en 2.100 camarotes, y un arqueo bruto de 167.800 gt.

El camarero biónico

Royal Caribbean ha creado un bar en su crucero Harmony of the Seas donde las copas te las prepara un robot. La bebida se pide a través de una Tablet, que se encuentran en todas las mesas de este bar, y desde aquí mismo te avisa cuando tu coctel está listo para ir a buscarlo a la barra.

Túnel de viento

Royal Caribbean ha incorporado en su clase Quantum, incluido en Anthem of the Seas, el primer simulador de paracaidismo a bordo (iFLY). Para los que buscan emociones fuertes, podrán sostenerse en el aire durante un minuto a unos 7 m de altura.

Cine 4D

En Carnival Cruises encontrarás un mundo por explorar en el cine 4D, donde los asientos se mueven durante la película. Con una pantalla gigante y gafas 3D, experimentarás asientos que vibran, se inclinan y se mueven, y rachas de viento en la cara. Este cine es toda una experiencia virtual.

Vistas privilegiadas

La cápsula North Star, instalado en el Quantum of the Seas, parece que forme parte de un parque de atracciones. Se trata de una plataforma esférica que se eleva a 150 m sobre el nivel del mar, desde el que se pueden observar las vistas 360º, con un aforo de 14 personas. ¡Además es gratuito!

Bar de hielo

De nuevo la Norwegian Cruise Line ofrece bares insólitos a bordo de sus cruceros. A ocho grados bajo cero puedes tomar cócteles inspirados en la ciudad de Nueva York a bordo de los cruceros Norwegian Epic o Norwegian Breakaway, donde todo está hecho de hielo, desde los vasos hasta los asientos. Tiene un aforo de 25 pasajeros a los que se les proporciona un abrigo adecuado y guantes para poder permanecer dentro del bar.

El planetario de Queen Mary 2

El único planetario en el mar es el que hay a bordo del Queen Mary 2. El teatro dispone de 473 asientos (más unos 25 adicionales) que se convierte en planetario con 150 asientos disponibles. Se ofrecen cuatro pases diarios para ver las estrellas, aunque siempre tienes la opción de disfrutar del manto de estrellas real saliendo por la noche a cubierta a bordo de este trasatlántico de 345 m de eslora.

Cerveza artesanal elaborada a bordo

En los cruceros Aida puedes encontrar micro-cervecerías donde degustar auténtica cerveza artesana. Unos mil litros de cerveza diarios se producen a bordo en el interior de unos depósitos de cobre. Además, los pasajeros pueden asistir a talleres de cerveza y recibir su propio diploma cervecero a bordo.

Simulador de surf

Royal Caribbean es la única compañía de cruceros que te permite montar una ola a bordo de un barco. El simulador de surf, FlowRider, tiene más de 12 m de largo. Está incluido en el costo del crucero, y no se necesita reserva.

Sumérgete en las profundidades marinas

Crystal Espirit dispone de un submarino para que los pasajeros puedan sumergirse a 300 m y disfrutar de las profundidades del mar. El submarino C-Explorer 3 aloja a un piloto y dos pasajeros, su velocidad es de 3 nudos y puede permanecer bajo el agua 16 horas seguidas, aunque la excursión sólo dura una media hora. El casco de plexiglás permite una vista de 360º bajo el mar. El viaje, que hasta ahora se ha ofrecido en el itinerario de las islas Seychelles, tiene un coste de casi 600$ por pasajero.

Fuente: Sector marítimo