The Ritz-Carlton Berlín anuncia hoy la culminación de su renovación de 40 millones de euros

Esta remodelación integral, financiada en gran parte por el grupo propietario Beisheim, marca el inicio de una nueva era de elegancia gracias a la transformación de las habitaciones y suites, salas de conferencias, el área wellness, el lobby y el recién inaugurado restaurante POTS. Cada espacio evoca una visión diferente del Berlín de los años 20, donde los clientes encontrarán detalles de lo más creativos así como referencias a la era de oro del cine germánico.

“La renovación de The Ritz-Carlton Berlín, de 40 millones de euros, supone un momento crucial para este hotel, cuya localización ha formado parte de la historia desde hace más de un siglo”, afirma Jenni Benzaquen, vicepresidente europea de Marriott International Luxury Brands. “El diseño del hotel recoge en todos sus detalles el glamour del Berlín en los años 20 y el espíritu, siempre en crecimiento, de la ciudad. Nuestro Ladies and Gentlemen continuará facilitando su consagrado servicio a nuestros clientes más exigentes durante su visita a una de las ciudades más especiales de Europa”.

Un legado cinematográfico revivido

El creativo diseño, tanto de las habitaciones y las suites, como del lobby que recibe a los clientes a su llegada, son resultado del trabajo de G.A. Design’s London. El mármol ornamentado y la imponente escalera de hierro aparecen imponentes nada más entrar, mientras que el brillo de las lámparas de araña evoca los destellos de las cámaras que se agolpan a las puertas del anual Berlinale Film Festival. Irradiando el glamour característico de 1920, una pared brilla repleta de copas de champagne dando protagonismo a uno de los elementos más identificativos del nuevo diseño de la recepción: una representación abstracta de una pantalla que recuerda a los guardarropas de numerosas estrellas de cine.

“Es hermoso ver cómo la arquitectura del edificio, con su fachada de arenisca, se complementa en armonía con la elegancia del diseño interior”, comenta Robert Petrović, Director General de The Ritz-Carlton Berlín. “Queríamos hacer este diseño Art Deco lo más personal posible, centrándonos en las exigencias de nuestros clientes”.

Al estilo de los salones literarios de principios del siglo XX, el lobby se erige como el lugar ideal para que los clientes se relajen, intercambien ideas o simplemente jueguen una partida de ajedrez.

Una chimenea de mármol capta la atención, donde el fuego aparece también esculpido en este material. Sobre ella se encuentra She Represents, una obra pictórica de la artista Jeanne Mammen, que data del año 1928 –toda una declaración de intenciones a la vitalidad de las mujeres de Berlín. El espacio adyacente, invadido por la luz natural, ofrece una vista única del Palacio de Potsdam, creando un retiro tranquilo alejado del bullicio de la ciudad.

La nueva apariencia de los dormitorios de The Ritz Carlton Berlín es el epítome del lujo moderno. El día se encuentra con la noche en el contraste de colores de los cabeceros, mientras que las formas geométricas simbolizan la histórica relevancia del Palacio de Potsdam. Como el resto del hotel, las habitaciones reviven la herencia cinematográfica de la ciudad. La elegancia de los muebles recuerda a los clásicos tocadores y vestidores de las estrellas del cine en blanco y negro.

La tecnología mejora la experiencia gracias a los cargadores integrados en el mobiliario y a las pantallas de domótica que controlan la electrónica presente en la habitación. Los tonos azulados de la Cartlon Club Suite representan la luna de Berlín mientras que los dorados de la suite The Ritz-Carlton Suite son un guiño a las luces de la ciudad.

Nuevas experiencias gastronómicas

The Lounge es el corazón del hotel, coronado por el resplandor de los espejos y el mármol del suelo. Entre su oferta culinaria destaca el afternoon tea, acompañado de la actuación de un pianista en directo y servido por expertos sommeliers de té, que cuidan hasta el más mínimo detalle.

El restaurante POTS, un nuevo lugar de encuentro gastronómico, cuenta con un equipo de cocina innovador y joven dispuesto a preparar los clásicos de la gastronomía alemana renovados. El diseño del espacio personifica su carácter sharing food; desde los acogedores asientos hasta las estancias creadas para grupos, pasando por su creativa open-kitchen. El nombre del lugar, POTS, es un juego de palabras entre el Palacio de Potsdam y las numerosas cacerolas (pots en inglés) que se encuentran en los fogones de su cocina. Los detalles en cobre envejecido rememoran los pesados calderos donde se elaboraba la tradicional cerveza alemana. En verano, se puede disfrutar en la terraza de un almuerzo ligero o una cena con vistas al Sony Center y el Henriette-Herz Park.

El Curtain Club bar combina en su diseño la elegancia del Art Deco con la alegría del estilo latinoamericano. Diseñada en semejanza a las típicas haciendas de Sudamérica, una gran sala de estar se erige en el centro junto a un escenario donde se toca música en directo. El varias veces galardonado chef y mixólogo Arnd Heissen, junto a su equipo, se encargan de acompañar al cliente en un viaje culinario alrededor del continente sudamericano, diseñando bebidas creadas con ingredientes y sabores sorprendentes.

En rojo y dorado, el Fragances Bar es la casa del arte de la mixología. Allí, Heissen cautiva al visitante con sus creaciones aromatizadas. El cliente elige su cóctel favorito de una extensa carta, llamada Hall of Fame, donde cada preparación está inspirada en un mítico perfume. Los recipientes que forman parte del diseño del bar pretenden recrear el lugar de trabajo de un perfumista, destacando las similitudes con el trabajo del mixólogo. Los espejos negros subrayan el misticismo y la sensualidad del lugar, además de los seis dibujos vanguardistas inspirados en la Edad de Oro que adornan las paredes y que son obra de la artista local Tina Berning.

Un oasis wellness lleno de estilo

Ideado por el estudio de interiorismo Carbone Design, el modernizado diseño de la zona wellness del hotel proporciona la dosis de glamour necesaria para una experiencia perfecta. Los clientes pueden disfrutar de dos saunas, tratamientos de belleza y el último equipamiento deportivo.

El salón principal de la zona de conferencias Beletage es ideal para fiestas y eventos. Inspirado en la vida nocturna de los años 20, el diseñador checo de iluminación Lasvit ha creado para el espacio bohemias lámparas de cristal en distintas y llamativas formas. Las siete salas de eventos adicionales dotadas de tecnología punta tienen un área total de 1.800 metros cuadrados.