Por. Conchi Castañeira

Suite rural Carenas

Inaugurada un 14 de febrero de hace dos años, la Suite Rural Carenas, -en el pueblo del mismo nombre, muy cerca del Monasterio de Piedra en tierras zaragozanas-, ofrece un concepto diferente a todo aquel que decida alojarse en ella. No se trata solamente de una casa rural al uso, sino que dentro de sus muros cuenta con una suite muy especial en la que Lorena, su dueña, sorprende al huésped con detalles románticos y comodidades que sin duda le harán disfrutar de la estancia sintiéndose en un lugar muy exclusivo.

suite-rural-carenas-casa-rural

La casa en sí cuenta con un amplio salón comedor y cocina, en la que no falta ningún detalle, cafetera con cápsulas, galletitas para acompañar el café y todo lo que a artilugios y complementos se pueda necesitar. 


Te puede interesar

La Casa de Noelia


En el salón una amplia chimenea, con leña a nuestra disposición, nos recuerda que estamos en una casa rural. A su lado una televisión de 55 pulgadas en la que se pueden ver películas en 3D.

Más al fondo una espaciosa habitación con cama de 200×200 y un sofá cama. Pero lo más curioso de esta alcoba es que tiene acceso a una bodega de piedra natural, la cual ya existía con la casa y en ella sus antiguos propietarios hacían su propio vino. 

suite-rural-carenas-jacuzzi

Pasamos a la suite principal que es amplia y luminosa. A esto ayuda el gran ventanal que corona toda una pared y desde el que se disfruta de una agradable vista panorámica al valle del río Piedra. A su lado un gran jacuzzi XXL con capacidad de 420 litros de agua, hace los honores. Sumergidos en el mismo, las parejas podrán relajarse a la vez que notarán la sensación de privacidad y libertad al mismo tiempo. Una preciosa chimenea de bioetanol encastrada en una pared de piedra, un equipo de música con gran variedad de CD, S de música relajante y un surtido de velas LED le dan el ambiente íntimo adecuado. Un techo con imagen de paisaje nocturno iluminará tu velada si lo que te apetece es darte un baño antes de dormir.

Para que no falte de nada, sales del mar muerto, albornoces de un rizo espectacular, zapatillas que además podrás llevarte a casa como regalo y bombones belgas con una botella de espumoso, completan esta oferta de relax.

Para leer este articulo al completo de la Suite rural Carenas  . Lo podrás encontrar en nuestro “número 18 de iCruceros

 

iCruceros revista digital gratuita