Por.Santiago Irurtia

Narra la historia de Leo (Lanzani), un estafador que deberá asumir otra personalidad para huir de los sanguinarios Duges (Depardieu), López (Segura) y Harken (Silva).

El cine argentino ha demostrado en varias ocasiones ser mejor que el español es una cosa, conocer a su público y dominar varios géneros. En España hace unos años el género predominante era la comedia, el mejor momento de esta etapa fue a principios de los 2000 con comedias como “Al otro lado de la cama”. Ahora, sin embargo, no paramos de ver thrillers.

Por eso fue un respiro ver que la trama de la película era más atípica de lo normal, ya que al ir pensaba que se trataba de una película española. Pese a tener a varios actores importantes de nuestro cine como Hugo Silva o Antonio Segura, se trata de una producción argentina.

Este tipo de película lo relacionarías más con una cinta americana hollywoodiense de gran factura debido a las escenas de acción y  la calidad de los actores.

El mayor logro del filme es conseguir sacar a sus espectadores de sus problemas con una película relajada, con buenos actores y algunas buenas escenas.

Sin duda, no es totalmente original. Sus influencias de varias películas de los 90 son palpables pero hacía tiempo que no veíamos este tipo de historia.

Llama la atención la interpretación de su protagonista que se mete al público en el bolsillo desde el primer momento y la aparición del mítico Gerard Depardieu.

Se la recomendaría a aquellos espectadores que no quieren ver una película que les exija mucho como pueden ser: “Blade Runner 2049” o “Madre!”.

Quizás, su mayor error es que se puede volver de vez en cuando más absurda de los que su género lo permite, no es apta para espectadores picajosos.