Un grupo de 10 viajeros que partieron en un crucero de Royal Caribbean desde Miami sufrió un susto cuando una lancha de excursión se hundió frente a la costa de Cozumel, México, la semana pasada. Nadie resultó herido de gravedad

 

 

Un barco que transportaba a 10 turistas de Royal Caribbean Cruises se hundió frente a la costa de Cozumel la semana pasada, el segundo accidente en menos de un mes en el que participan estadounidenses en una excursión.

Según varios medios de prensa en México, 10 pasajeros de cruceros en una excursión de buceo se encontraban en el barco el miércoles cuando comenzó a hacer agua a los 15 minutos del viaje.

La tripulación instruyó a los pasajeros para que se dirigieran a la parte delantera del bote, pero luego se lanzaron al agua cuando comenzó a hundirse. La Armada mexicana y otras embarcaciones cercanas respondieron y ayudaron a rescatar a los 10 pasajeros. Ninguno sufrió lesiones graves, dijo el lunes la portavoz de Royal Caribbean Cruises, Cynthia Martínez.

Martínez confirmó que todos los viajeros afectados navegaban con Royal Caribbean Cruises. Seis viajaban en el Celebrity Equinox de Celebrity Cruises y cuatro en el Navigator of the Seas, de Royal Caribbean International. Celebrity Equinox realizaba un viaje de cinco noches a Cayo Hueso, la Costa Maya y Cozumel en México, y George Town, en Gran Caimán. Navigator of the Seas hacía un recorrido de cinco noches a la Costa Maya y Cozumel. Ambos zarparon desde Miami.

Thiago Koga, uno de los viajeros en la excursión, tuiteó sobre lo ocurrido el miércoles, diciendo: “Hoy hice una excursión con RoyalCaribbean a un viaje de buceo en Cozumel. El barco de buceo se hundió y perdí todo (teléfono celular, billetera, pasaporte mojado, etc.). Esperando a ver cómo me reembolsarán. Al menos no hay muertos como en el autobús”.

Koga se refería a un accidente de un autobús de turismo en la misma región el 19 de diciembre, cuando 12 pasajeros murieron después de que el autobús que iba a las ruinas mayas al sur de Tulum se volcara en una carretera de dos vías. Entre los fallecidos se encontraba Fanya Shamis, una mujer de 78 años de Coconut Creek; su hija, Anna Behar, de 46 años, y su nieto de 11 años, Daniel Behar.

Los pasajeros en el accidente del autobús de turismo también viajaban en dos barcos de Royal Caribbean Cruises, con sede en Miami: Serenade of the Seas, de Royal Caribbean International, desde Fort Lauderdale, y Celebrity Equinox, de Celebrity Cruises, desde Miami.

Los expertos generalmente recomiendan reservar una excursión por tierra con una línea de cruceros, en lugar de reservarlos de manera independiente en un puerto de escala. Las líneas de cruceros tienen reglas y procedimientos para investigar a sus proveedores de excursiones por tierra, dijo el abogado marítimo con sede en Miami, Michael Winkleman, de Lipcon, Margulies, Alsina & Winkleman.

“Desafortunadamente, existen ciertos riesgos inherentes a la utilización de proveedores extranjeros de excursiones que simplemente no cumplen con los mismos estándares de seguridad que en Estados Unidos”, dijo.

Fuente: El Nuevo Herald