Por: Saskia González Volgers

Todo es luz, color y alegría en República Dominicana. Este fantástico país caribeño ha sido el protagonista de la cena navideña organizada por la Oficina de Turismo de República Dominicana en el hotel de lujo Eurostars Madrid Tower.

Afecto, solidaridad y acogida son sólo algunos de las características que les definen. Al dominicano le gusta que te sientas como en casa, y lo consigue gracias a su alegría, espontaneidad y cercanía.


Todo ello hace que te sientas perfectamente integrado y cómodo, con ganas de disfrutar su cultura, marcada por pilares fundamentales como el baile y la gastronomía criolla, aspectos que pudimos apreciar durante esta maravillosa velada.
Tres culturas de marcado carácter se fusionan en la denominada gastronomía criolla, término que alude a la cocina de origen europeo, pero desarrollada en América con influencias africanas.

Distintos chefs de renombre contribuyen con su trabajo cotidiano a divulgar la esencia de la cocina criolla mucho más allá de las fronteras de su país. Entre ellos destaca Santiago Arias, con su Restaurante 809 (Po de la Chopera 57), un bastión gastronómico de República Dominicana en el centro de Madrid. Precisamente este chef ha sido el elegido por la Oficina de Turismo de República Dominicana para preparar este año su Cena de Navidad y revivir la nostalgia navideña a través de aquellas recetas que cocinaban las abuelas.
Este evento institucional – que contó con la asistencia del Embajador de República Dominicana en España, Olivo Rodríguez Huertas- sirvió de perfecta excusa para dar a conocer la cocina criolla.
Santiago Arias preparó para la ocasión un menú especial con los platos criollos más característicos de la Navidad. Todo un festival gastronómico donde no faltaron recetas típicas como el “moro de guandules con coco”, elaborado con arroz y frijoles y que nunca falta en las mesas navideñas; o el
“cerdo asado” servido con un tipo de pan ácimo llamado “casabe”.
Otras delicias cocinadas por Santiago Arias fueron los “yanitacos” (hojaldres con carne picada y queso cheddar); las “arepitas de yuca a la parmesana”, sazonadas con anís en grano; y los “pastelitos rellenos de pollo, pasitas y nueces”. También la “ensalada rusa”, que en República
Dominicana se hace con remolacha además de con patata, zanahoria, huevo, mayonesa y aceitunas.


Y de postre “boniato con coco”, una especialidad dulce criolla muy popular.
Con su maestría para los fogones, Santiago Arias puso de manifiesto por qué la cocina dominicana es una de las más variadas de la región Caribe. No por casualidad la ciudad de Santo Domingo ostentó el título de Capital de la Cultura Gastronómica del Caribe 2017. Los turistas que viajan a
República Dominicana se sorprenden, cada vez más, con una cultura gastronómica que está evolucionando significativamente con la introducción de nuevas técnicas sin renuncias a sus influencias originales.
En referencia a los atractivos turísticos de República Dominicana, cabe destacar entre los lugares más famosos Bávaro-Punta Cana, Santo Domingo, Boca Chica, Juan Dolio, Bayahibe, Puerto Plata, Sosúa, Cabarete, Samana, Las Terrenas, Las Galeras, Jarabacoa y Constanza.

En todos ellos podremos encontrar no sólo sol y playa, sino una gastronomía deliciosa, bailes caribeños y gente llena de carisma dispuesta a hacer que tu estancia sea inolvidable. La República Dominicana lo tiene todo.