Mis “padres de cruceros”….. 2ª parte

0
922
LLOYD & CHARLOTTE
LLOYD & CHARLOTTE
Guillermo Toloza
Guillermo Toloza

 

    Guillermo Toloza

    Corresponsal en Valparaíso (Chile)

 

 

Durante esos 7 días pudimos compartir mucho tiempo ya que mi cargo en la tienda me permitía flexibilidad en mis horarios, pudimos ir a tomarnos un trago e ir a cenar al comedor del barco en una de las veladas. Recuerdo caminar por las calles de Saint Lucia y disfrutar juntos el zarpe de un velero utilizado para viajes turísticos; también recuerdo un paseo por Fort de France, Martinique, una hermosa isla francesa en el Caribe donde en su plaza de armas existen unos baños públicos a los cuales se puede entrar con una moneda; en esa oportunidad Charlotte ingresó a uno de estos baños pero, por alguna razón, no podía salir.

Se escuchaban sus gritos e intentos por tratar de salir de ese lugar; Lloyd y yo tratando de abrirlo por fuera y ella haciendo lo mismo desde dentro; sin duda una situación muy incómoda pero chistosa a la vez, tragicómica si lo quieren llamar de una forma más gráfica pero que marcó uno de los highlights del crucero y motivo de muchas risas en veladas posteriores; ese día paseamos también por el mercado de Fort de France y nos sentamos a compartir una cerveza. O como olvidar cuando fuimos juntos a Paradise Point en Saint Thomas a disfrutar de un “Bushwaker” después de una hermosa subida el el teleférico…que lindos recuerdos.
Durante esa semana estaba sin portátil y ellos llevaron el suyo y me lo dejaron para mi uso durante todo el crucero, gracias a ese gesto pude pasar muchas fotos a medios de respaldo y preparar correos que enviaría en alguno de los puertos; fue una semana maravillosa donde compartí en 100% de mi tiempo libre con esta hermosa pareja que al cabo de los días comenzaron a llamarme “son” (hijo)
Llegó la hora de la despedida luego de la cual quedó un gran vació, vacío que solo dejan las separaciones con la gente que uno quiere de verdad; luego de eso mantuvimos comunicación por teléfono y correo electrónico, medio que a esas alturas dominaban un poco mejor; en estas comunicaciones compartieron conmigo muchos momentos familiares como el matrimonio de su hijo, su cambio de casa a la casa de su hijo debido a que el paso de los años estaba haciendo mella en sus capacidades de autovalencia, el nacimiento de su nietecita, me hicieron llegar un hermoso álbum de fotos de su casa en Giorgia y de parte de nuestros momentos compartidos. Las comunicaciones se fueron espaciando en el tiempo hasta que el año pasado Charlotte me comunicó en fallecimiento de Lloyd, mi padre de cruceros, una noticia que me devastó tanto o más como la partida de un familiar “de verdad” y me hizo darme cuenta de lo afortunado que fui al poder conocer a esta maravillosa pareja, de poder crear lazos que trascendieron la relación pasajero-tripulante, de poder ser para ellos un “hijo” y de poder tener el honor y la dicha de llamarlos “Mom and Dad” (padre y madre)
Ahora, ya establecido en Chile, tengo la suerte de tener a mi madre aún a mi lado pese a sus 87 años, todo un privilegio al que debo agregar que en un país muy al norte de mi querido Chile tengo a una persona especial que conocí alguna vez en un barco de cruceros a la cual puedo decir Mamá, mi “mamá de cruceros”……
Un abrazo desde Chile.

Por: Guillermo Toloza

Otros artículos de Guillermo Toloza:

Lazos hechos en el Mar 1-Parte/ Trabajar en un crucero

Lazos hechos en el Mar 2-Parte

Experiencias en un crucero

Mis “padres de cruceros”….. 1ª parte