Los grandes hoteles que inspiraron a Agatha Christie

0
844

La ‘reina del crimen’ se dejó fascinar por escenarios de Egipto, Turquía e Inglaterra

 

Aunque en enero se cumplieron 41 años de la muerte de Agatha Christie, su legado literario continua fascinando a generaciones de lectores ávidos por resolver junto a Hércules Poirot, Miss Marple o Tommy y Tuppence Beresford apasionantes enigmas. Y es que la imaginación y la habilidad de esta prolífica escritora, apodada “la reina del crimen”, no tenían límites.

Mujer avanzada a su tiempo, la novelista británica tuvo una vida apasionante. En compañía de su segundo marido, el arqueólogo Max Mallowan, viajó durante largas temporadas por Oriente Medio -Irak, Siria y Egipto-. Su pasión viajera y su atracción por escenarios ligados a su tierra natal hizo que muchas de sus obras se escribieran o hallaran su inspiración en reconocidos hoteles. Te presentamos algunos de ellos.

Pera Palace (Estambul. Turquía)

Los estilos neoclásico, art nouveau y oriental ofrecen al Pera Palace de Estambul un toque de exotismo y distinción que hicieron que Agatha Christie se sintiera aquí como en casa. Con vistas espectaculares al Cuerno de Oro, el estuario a la entrada del estrecho del Bósforo, en él se hospedó al regreso de sus viajes en el Orient Express.

Precisamente fue en este hotel donde se dice que escribió una de las aventuras más famosas protagonizadas por Poirot, Asesinato en el Orient Express (1934), una obra inspirada en parte en una experiencia personal vivida en su primer viaje en el mítico ferrocarril, tras quedar atrapados cerca de una semana en Turquía por culpa de una ventisca.

El hotel, hoy propiedad de la cadena de lujo Jumeirah, ofrece todavía la posibilidad de alojarse en la habitación 411, la antigua suite de Agatha Christie, a partir de unos 200 euros la noche.

Hotel Old Cataract (Asuán, Egipto)

Las impresionantes vistas del Nilo, de la Isla Elefantina y del mausoleo del Aga Khan a lo lejos desde la terraza del Old Cataract inspiraron a la escritora a escribir Muerte en el Nilo (1937), protagonizada nuevamente por el célebre detective belga, que en esta ocasión debe resolver una serie de asesinatos en un crucero fluvial.

A las puertas del gran desierto nubio, en Asuán, la novelista pasaba largas temporadas alojada en este palacio victoriano del siglo XIX con toques árabes, exquisitamente decorado, escogido también por otras celebridades como Churchill, el escritor Saint Exupery o Howard Carter tras descubrir la tumba de Tutankamón.

A pesar de su reforma, el Old Cataract conserva el glamur de los años 30 del siglo pasado, lo que permite imaginarse a la novelista británica sentada en una butaca de mimbre, tomando un té y contemplando un atardecer frente al Nilo. El establecimiento, ahora de la cadena Sofitel, cuenta con la suite Agatha Christie, en su honor. Es posible dormir en una de las habitaciones de este hotel a partir de 200 euros la noche.

Burgh Island Hotel (Bigbury-on-Sea, Inglaterra)

Este hotel, situado en una diminuto montículo solo accesible por tierra al bajar la marea, en Bigbury-on-Sea, al suroeste de Inglaterra, en la región de Devon, Agatha Christie encontró algo así como su segunda casa: el Burgh Island Hotel. Este glamuroso establecimiento art déco fue el escenario perfecto para algunos de sus asesinatos.

Y es que aquí, en unas instalaciones independientes al hotel, escribió Diez Negritos -su obra más leída y uno de los diez libros más vendidos de todos los tiempos- y Maldad bajo el sol. Construido en 1929 y ampliado en 1932, continua siendo hoy, tras su restauración, un bello rincón que atrae a huéspedes que buscan una experiencia única.

La mayoría de sus estancias llevan el nombre de huéspedes ilustres de la décadaque precedió a la Segunda Guerra Mundial, como Josephine Baker, Amy Johnson o, por supuesto, Christie. El precio de una noche en esta última habitación es, como mínimo, de 390 libras, unos 460 euros.

Hotel Imperial (Torquay, Inglaterra)

La localidad natal de Agatha Christie, Torquay, también en el condado de Devon, no podía faltar en su extensa producción literaria. La autora adopta el hotel Imperial como escenario de dos novelas, Peligro inminente (1932) -rebautizado como The Majestic– con Hércules Poirot y el capitán Hastings, y Crimen dormido (1976), obra póstuma, protagonizada por Miss Marple.

Construido en un acantilado situado a pocos minutos del centro de la ciudad, este último título tiene como escena del crimen la espectacular terraza situada frente a la costa. Descubrir este rincón no es caro. En temporada baja el hotel ofrece precios mucho más asequibles que los establecimientos anteriores: a partir de 51 libras la noche (60 euros).

Grand Hotel (Torquay, Inglaterra)

Aunque no tenemos constancia de que este establecimiento esté presente en ninguna de las obras de la escritora, estamos convencidos de que su paso por el Grand Hotel de Torquay dejó huella posterior en su literatura. Y es que este fue el establecimiento elegido para disfrutar de la luna de miel express de su primer matrimonio con Archibald Archie Christie, en 1914.

En la actualidad es el punto de partida de la ruta literaria de Agatha Christie por su ciudad natal, una localidad que celebra anualmente un festival en honor a su ciudadana más universal. Dormir una noche de invierno de este elegante hotel de la riviera inglesa que conserva una habitación con su nombre puede salir a partir de 69 libras (81 euros).

Old Swan (Harrogate, Inglaterra)

El último de los hoteles, el Old Swan -en su día Swan Hydropathic Hotel- de Harrogate, una localidad del condado de Yorkshire, esconde uno de los grandes misterios que rodearon la vida de Agatha Christie: su desaparición durante 11 días en 1926, en plena ruptura matrimonial.

Tras una intensa búsqueda que movilizó a medio país, la escritora fue localizada en esta antigua posada del siglo XVIII, un establecimiento para la alta sociedad rodeado de prados y bosques pintorescos en el que se había inscrito con el nombre de Theresa Neele, la amante de su marido. En aquellos momentos, la novelista ya era una conocida autora literaria, por lo que su desaparición causó gran revuelo.

Aunque el hotel, que se utilizó en el rodaje de la película Agatha de 1979, no cuenta con una suite Agatha Christie, los aficionados al misterio están de suerte, ya que organiza cada fin de semana actividades en grupo que permiten disfrutar del suspense resolviendo crímenes. Los precios de las actividades oscilan entre las 46 y las 209 libras (54 y 246 euros).

Fuente: La Vanguardia