Los fiordos Noruegos en crucero Flam

0
1774

 

Los fiordos  Noruegos en crucero Flam

EXCURSIÓN DE CRUCERO EN FLAM

Por Conchi Castañeira

Ese día nos despertamos a las siete de la mañana.Ya estábamos llegando al pequeñísimo puerto de Flam y sólo salir a nuestro balcón nos vimos asaltados por un montón de gaviotas, que revoloteaban buscando la comida que otros pasajeros les lanzaban desde sus balcones, se veía que estaban muy acostumbradas a ello.

El día nuboso y fresquito.El paisaje que ya podíamos ver era un cuadro de contrastes, nieve en las cumbres con alguna cascada salpicando los montes y tonalidades verdes, muy verdes.Todo ello regado de pequeñas casitas de madera de colores.

los fiordos en crucero flam
Flam es una pequeña localidad situada en la parte interior del fiordo Aurlandsfjord, un ramal del fiordo mas largo de Noruega el Sognefjord, y famosa entre los turistas gracias a que en ella atracan los cruceros y a su tren turístico. Allí mismo nos esperaban los autobuses para comenzar con nuestro recorrido.

los fiordos en crucero flam
Nuestra siguiente parada fue a los pocos minutos y en lo que se llama “el fiordo estrecho”.Allí se encuentra el pueblo de Gudvangen, -bueno, más que pueblo cuatro casas desperdigadas-, algo que como luego pudimos ver, es muy normal en toda esa zona.Vimos allí mismo una especie de recreación de aldea vikinga, con sus habitantes y todo, pero muy poco amigos de turistas, ya que en cuanto comenzaron a vernos bajar en tropel del autobús desaparecieron. Comenzó a llover y con fuerza, gotas menudas, como se dice en mi tierra ” sirimiri”, pero que te calaban hasta los huesos.Visita rápida, la verdad tampoco había mucho para ver, y al autobús de nuevo.

fiordos en crucero flam
Continuamos el recorrido por el valle de Naeroy siendo la siguiente parada el Hotel Stalheim. Este hotel es famoso entre otras cosas, por su mirador desde el que se puede disfrutar de unas magnificas vistas del valle y del monte que traducido es “el pan de azúcar”. Según nos dijo nuestro guía numerosos pintores y poetas se inspiraron en este paisaje.Allí mismo también se puede pasear por una especie de museo al aire libre de casas típicas noruegas.El tiempo nos dio una pequeña tregua y hasta salió el sol, un poco tímido entre un montón de nubes, pero sol al fin y al cabo.

Dejamos este lugar por una carretera serpenteante de única dirección salpicada a ambos lados de cascadas.La lluvia volvió a hacer acto de presencia. Y así siguió en la siguiente visita, la cascada Tvindefossen o “cascada enrollada”.Una preciosa cascada con un salto de 152 metros que se encuentra a unos 12 km. al noreste de Voss ,que era a dónde nos encaminábamos para comer.

Pasamos por idílicos pueblecitos, lagos relucientes como espejos, el sol volvió a salir y pudimos disfrutar del paisaje con los compases de Peer Gynt, del compositor noruego Edvard Grieg, de fondo.

Siguiente parada, Voss.

Se trata de una pequeña ciudad situada en el condado de Hordaland y famosa por ser uno de los centros de los deportes de invierno en Noruega y también de deportes de aventura. Allí se celebra durante el mes de junio la semana noruega de los deportes extremos, con mas de 1.000 participantes provenientes de 30 paises. Allí comimos y tuvimos tiempo libre para pasear por sus calles y visitar su iglesia.

A las 14.30 nos dispusimos a coger el tren de cercanías que nos llevaría desde Voss hasta la estación de Myrdal. Este trayecto dura aproximadamente unos 40 minutos, durante los cuales puedes disfrutar del paisaje que va cambiando según va cogiendo altura.

En Myrdal subimos al famoso tren turístico de Flam o Flamsbana, que serpentea hasta Flam 865 metros más abajo.Este tren es una de las vías ferroviarias mas inclinadas del mundo con vías normales.Realiza una única parada en la cascada de Kjosfossen donde se escenifica la aparición de la ninfa Huldra cantando y saltando con música de fondo.Momento en el que todos los turistas nos avalanzamos cámaras en ristre a verlo, porque disfrutar no se disfruta mucho, debido al poco tiempo y a la aglomeración. La cascada impresionante, eso si.

De vuelta a Flam, donde a las 17.30 embarcamos ya que el barco zarpaba a las 18.00 horas, puntual como siempre.
Disfrutamos del sol de medianoche, que como nos encontrábamos más al norte, esa noche fué más espectacular que la anterior.

Al día siguiente nos esperaba otra de las escalas fuertes, Geiranger.

Si quieres seguir leyendo, escala por escala, todas las excursiones del crucero por los Fiordos Noruegos, pincha aquí.