“LAVACA”, la nueva cara de “La Vaca Argentina”

0
973

Presenta una renovadora imagen con la incorporación en su carta de las revolucionarias hamburguesas creadas por Paco Pérez, el renombrado chef poseedor de cinco estrellas Michelin.

 

Por: José María Echegaray

 

El pasado jueves 12 de mayo, tuve el placer de acudir, en representación de la revista, a la degustación de las incorporaciones de la nueva carta de LAVACA, con motivo de su reciente lavado de imagen.

La nueva versión de La Vaca Argentina apuesta por innovadores límites y abre sus fronteras a los sabores y las texturas gastronómicas más características del globo, empleando las mejores carnes procedentes de distintos continentes. De esta forma, ha ampliado su oferta con nuevos entrantes y con una selección de cinco hamburguesas conocidas como “Las cinco inéditas de Paco Pérez”, en las que el chef se ha inspirado en sus múltiples viajes alrededor del mundo para crear cada una totalmente diferenciada de las demás y con las cualidades propias de las distintas zonasgastronómicamente más potentes del planeta.

De acorde con su cambio de imagen, LAVACA ha adoptado una nueva estética más joven y sofisticada enfocada al público más moderno, incluyendo una cómoda barra para promover las comidas en taburete alto más informales pero manteniendo la calidad de sus productos. No obstante, continúa ofreciendo una zona de confort para los amantes del restaurante original, donde podrán seguir teniendo sus afables comidas tradicionales.

En referencia a la degustación, comenzó con una serie de entrantes de los cuales me cabe destacar la mezcla de sabores y de jugos, mezclando elementos cítricos con dulces y salados, junto con la propuesta de recetas frescas más orientadas al verano que conseguirán que no te quedes indiferente. Después procedimos a probar las nuevas hamburguesas, todas ellas acompañadas de sus correspondientes y exquisitas guarniciones, que van desde las míticas patatas rústicas o patatas paja hasta una elaborada ensalada de Thai de tamarindo y jengibre o de bastones de berenjena y miel de flores.

La primera fue la procedente del continente asiático: la Oishtdesu, con carne de wagyu, que nos traslada a los tradicionales sabores de Japón y de la que hay que destacar su arroz glutinoso utilizado a modo de pan. La Traveller nos sorprendió acto seguido con su pan de color morado gracias al jugo de remolacha: un potenciado sabor junto con una tierna carne de vaca añeja nos aportan una sensación de traslado mental a profundos bosques tranquilos y recónditos.

Acto seguido procedimos a probar la Dehesa, con su característico pan negro al carbón, y que hace mérito a ser la más puramente nacional, de la tierra, una explosión en el paladar de los mejores ingredientes de la península, entre los que repuntan su carne de cerdo ibérico de bellota y el aderezo de la crema de queso Torta de Casar.Appe-l, un juego de palabras intencionado, destaca entre las mejores opciones gracias a su carne de Bisonte Americano, un sabor suave perfecto en la mezcla con una juliana de pimientos de piquillo caramelizados y asados a la leña. Como colofón, la Estambul nos ofreció un inesperado viaje a los aromas y los olores de Turquía, con su característico pan de pita empapado de las míticas salsas del Kebap, una fresca y cremosa de pepino y menta y otra de tomate.

En definitiva, la nueva faceta de este mítico restaurante nos ofrece una apasionante experiencia sensorial en la que se van a ver involucrados nuestros cinco sentidos trabajando al unísono para recrear este viaje alrededor del mundo en nuestro propio paladar.