LA BRUJA BLANCA DE ROSE HALL

0
924

LA LEYENDA DE ANNIE PALMER

Por: MARIAN PÉREZ FERNÁNDEZ

[dropcap]A[/dropcap] principios del siglo XIX Annie Palmer era una niña con sangre inglesa–irlandesa, que a la edad de diez años, se trasladó con sus padres, a vivir a Haití. Una nana la adoptó ,al morir ambos, de fiebre amarilla y fue ella la que la introdujo en el mundo de la brujería y el vudú.

annie-portrait

 

Se mudó a Jamaica en 1820 al contraer matrimonio con John Palmer, dueño de la plantación Rose Hall, en Montego Bay, al norte de la caribeña isla.

No pasó mucho tiempo y le acuchilló, haciéndose con todos sus bienes, se hizo dueña de una de las más importantes plantaciones de caña de azúcar de todo el Caribe, con más de 2.000 esclavos propios.

bruja-blanca-rose-hall-jamaica-07

Los ritos que empleaba incluían huesos de niños y así mantenía atemorizados a sus esclavos con los que disfrutaba marcando sus espaldas a fuego y daba caza como animales si osaban escapar.

A muchos les tomaba como amantes y cuando ya no la satisfacían sexualmente los mataba sin ningún miramiento.

[mks_pullquote align=”left” width=”300″ size=”24″ bg_color=”#dd9933″ txt_color=”#ffffff”]Sabían que si eran llamados a entrar en La Mansión…era para no volver.[/mks_pullquote]

A su segundo marido le torturó y terminó envenenándole, dando orden de enterrarlo junto a su primer cónyuge.

El tercer esposo fue estrangulado por ella misma y de nuevo ordenó darle sepultura junto a los dos anteriores.

Solía escudarse en las numerosas enfermedades y epidemias que asolaban la mística isla para que nadie sospechara de tanta muerte y cierto es, que también la ley brillaba por su ausencia y los vecinos, de cercanas haciendas, se mantenían al margen.

Los asesinatos de sus esposos, las desapariciones y torturas a sus esclavos y sus ritos de brujería hicieron de esta mujer, con rostro angelical, una leyenda de terror.

Rose_Hall

Cuando, por fin, en 1830 el Parlamento Británico, abolió la esclavitud, Jamaica era colonia Inglesa, fue momento de venganza y la furia entró en Rose Hall.

Los esclavos se amotinaron y tomaron la mansión, violaron, mutilaron y se cobraron la vida de Annie Palmer.

Alguien la enterró, dicen que un fiel capataz, en una tumba sin identificación y con tres cruces…dejando una esquina libre para que Annie Palmer pudiera salir a vagar por sus tierras, así que su espíritu sigue por la casa, que nunca más volvió a ser habitada ya que los accidentes y desgracias de los que en ella han querido residir hacen de la mansión un lugar nada acogedor.

Actualmente la mansión Rose Hall es la casa más embrujada del hemisferio occidental y están identificados más de cuarenta espíritus vagando por sus estancias. Pocas mansiones de la época quedan en pie en la Isla ya que la mayoría fueron quemadas por los esclavos que las habitaban.

Tras realizar varias reformas, en las que salieron a la luz múltiples manchas de sangre por paredes y mobiliario, las visitas guiadas son una atracción más en la isla de Jamaica.

Cuando la visites no te quedes rezagado del grupo y por supuesto evita coquetear mirándote en algún espejo…