Por:Guillermo Gomez

Crítica Inferno

Vuelve Ron Howard a los cines con una nueva secuela basada en los “best sellers” de Dan Brown. Inferno está protagonizada por el experto en Simbología, Robert Langdon (Tom Hanks) y la doctora Sienna Brooks (Felicity Jones), que se verá envuelta en el conflicto mientras ayuda al profesor a escapar de un hospital en Florencia.

Tom Hanks and Felicity Jones star in Columbia PIctures' "Inferno."

La primera aparición de Robert es en una camilla, con falta de memoria de los últimos dos días. Esto va a intensificar muchos momentos debido a las continuas visiones y delirios del protagonista. Y es que la película va a ser una persecución a contrarreloj, llena de rapidez y con un ritmo vertiginoso que dejará al espectador pocos momentos de calma.

Además, todas las escenas de acción quedan muy reforzadas por las tres hermosas ciudades en las que se ha rodado la película (Florencia, Venecia y Estambul).

En esta entrega Robert tendrá que ir resolviendo pistas, todas centradas en la obra de Dante, para poder solucionar el problema, una pandemia que amenaza con reducir la población mundial a la mitad. Lo novedoso de esta tercera entrega es que ya conocemos el enigma que envuelve la película, al contrario que en las otras, donde el misterio se descubría al final.

El punto de misterio de inferno recaerá sobre los distintos personajes secundarios y la amnesia del profesor. Llegando al desenlace aparecen varios giros argumentales, que aunque no todos terminan de convencer, no hay tiempo para reflexionar mucho sobre ellos gracias a la velocidad de la trama.