Por: Guillermo Toloza

Hotel Pousada Oka da Mata

En la búsqueda de un destino para una escapada romántica con mi esposa es que me encontré con Pipa, una pequeña localidad turística ubicada en el estado de Rio Grande do Norte -Nordeste brasilero- y más específicamente en el distrito de Tibau do Sul  cuyo nombre significa “entre dos aguas” en alusión a la Laguna de Guaraíras y el Océano Atlántico. Buscábamos un lugar  tranquilo y Pipa lo era; al estudiar la oferta de alojamiento nos dimos cuenta que iba desde hoteles tradicionales hasta posadas, muchas alternativas en una difícil elección hasta encontrarnos con Hotel Pousada Oka da Mata, un hotel boutique en un entorno natural…la decisión estaba tomada.

“Oka da Mata, más que entrada a un

hotel parece la

entrada a un parque natural y de hecho lo es”

Tras un  largo viaje con escala en Sao Paulo se llega al hermoso y moderno aeropuerto de Natal; de ahí un transfer que en cerca de 90 minutos traslada a los huéspedes a Pipa para llegar a la verde entrada a Oka da Mata que, más que entrada a un hotel, parece la entrada a un parque natural, y de hecho lo es. Lo primero que llama la atención es la Recepción abierta con un bello y amplio lobby desde donde, tras una cálida bienvenida, se conduce a los  huéspedes a una de las 18 Suites de lujo con que cuenta el hotel, 2 de ellas Master Suites de 80 Mts2 y, las otras 16, Senior Suites de 40 Mts2; todas se caracterizan por lo espaciosas, por su decoración rústica pero a la vez acogedora con una cama King size vestida con blancos de 300 hilos que marca el centro del espacio, espacio que se complementa con un escritorio, un sofá de tres cuerpos y  una mesa de centro junto a la amplia ventana (floor to ceiling) que permite la entrada de luz natural y da acceso a la espaciosa terraza y a una vista espectacular al mar y al hermoso Santuario Ecológico de Pipa que se ubica justo en frente. Un frigobar muy bien stockeado, amplios closets y una caja de seguridad también son parte de la habitación la que se completa con una amplísima, luminosa y fresca sala de baño.

La tranquilidad es lo que predomina en Oka da Mata; por su tamaño y capacidad es común tener la espectacular piscina a entera disposición y “pelear” por encontrar una reposera no es tema aquí y tan pronto uno llega al área de piscina, se acerca un miembro del personal a ofrecer toallas y algo para beber mientras se toma el sol o disfruta de un baño.

Si de gastronomía hablamos, Oka da Mata se lleva todos los aplausos pues su restaurant cuenta con una amplia carta de platos de mar y tierra teniendo un rol destacado los camarones de la zona de Tibau do Sul, una de las principales zonas productoras de camarones de Brasil….

revista26