Esta tragicomedia protagonizada por Nuria González, Mariola Fuentes, Chiqui Fernández, Esperanza Elipe y África Gonzalbes y dirigida por Fernando Bernués y Mireia Gabilondo pretende recordarnos cómo era el sistema educativo durante la dictadura española. 
Teatro Marquina

El Florido Pensil

Corre el año 1959, la época del primer franquismo, en la que las niñas no son más que niñas, sin posibilidades de alcanzar más metas que cocinar, cuidar de los «herederos» (sus amados hijos) y satisfacer al hombre que «protege» la casa. O al menos es lo que les hacían creer.
Número de Junio
La obra fluye con dinamismo a la vez que las pequeñas intentan cumplir las pautas del férreo régimen educativo, mientras comparten con el público sus quejas y pesares.

Hoy, esas niñas que por entonces estaban arrinconadas y atadas a un sistema enamorado del dogmatismo y la falta de creatividad son mujeres con una gran personalidad, y, sobre todo, son conscientes de cómo les han dejado evolucionar con el paso del tiempo. Sin embargo, saben que la sociedad todavía debería de mejorar en gran medida.

Actuación: 

Las actrices sienten a sus personajes, viven cada instante y contextualizan la época de forma inigualable.

Vestuario: 

Tanto sus diálogos como el vestuario que lleva cada niña o profesor realzan su forma de ser y pensar.

Escenario: 

Con un único escenario en contante movimiento, sencillo y ansolutamente realista son capaces de transmitir claramente el entorno escolar de los años 50 en España.

Opinión:
Es una obra de teatro magnífica en la que se aprende de manera amena, divertida y vivaracha la forma de vida en el ámbito escolar.
Además, hace que el espectador pueda reflexionar sobre el papel de la mujer y su evolución desde el franquismo hasta la actualidad.