Los Fiordos Noruegos en crucero/Bergen

1
943

255688_228488647177180_2101314_n

Los Fiordos Noruegos en crucero/Bergen

Por Conchi Castañeira


Atracamos en el puerto de Bergen, pero nos sorprendió ver que no estábamos situados en el famoso Barrio Hanseático, pues nos habían dicho que los cruceros atracaban en él. Intentamos orientarnos ya que esa escala la íbamos a realizar por nuestra cuenta. Contábamos con el autobús del barco para sacarnos del puerto.
A las 8.45 desembarcamos y subimos al autobús.El trayecto fue corto, unos 10 minutos y nos dejó en lo que llaman Lille Lungegardsvannet, un parque con un gran estanque, justo en el centro de la ciudad. Desde ahí mismo pudimos ver enfrente el mirador del monte Floien que era justo el sitio al que pensábamos ir primero.
Bergen es la segunda ciudad más grande de Noruega con unos 250.000 habitantes. Se la conoce y promociona como la puerta de entrada a los Fiordos, y por ello también se ha convertido en el mayor puerto de cruceros turísticos de todo el país y uno de los mayores de Europa.
Atravesamos el parque, grande, limpio y con unos jardines muy bonitos y cuidados. Con varias estatuas, una en honor del famoso compositor Edvard Grieg, nacido en esta ciudad, la cual tiene también una gran tradición musical, no en vano es sede de la Bergen Philharmonic Orquestra, fundada en 1765 y una de las orquestas más antiguas del mundo. También accedimos a una vía peatonal rodeada de edificios emblemáticos, con la iglesia de San Juan al fondo, en lo alto de la prolongación de esta céntrica calle, una preciosa iglesia de estilo neo-gótico.
Vimos una especie de monumento conmemorativo a la actividad marinera que esta ciudad ha tenido y tiene desde siempre.

255688_228488647177180_2101314_n
Y al final de una calle un tanto empinada, nos encontramos con la estación del funicular para subir al famoso monte Floien. Éste no deja de ser una atracción turística muy popular que te permite tener unas vistas,- si el tiempo lo permite-, preciosas de toda la ciudad y de sus siete montañas, llamadas así por inspiración de las famosísimas siete colinas de Roma. El precio para acceder a todo esto es de 150 coronas, dos personas, subir y bajar, lo que son unos 16 euros, (recuerdo que este crucero lo realizamos en el año 2011). El trayecto viene a durar unos cinco minutos.

Una vez arriba cruzamos los dedos para que unas cuantas nubes que amenazaban lluvia nos diesen un respiro y poder disfrutar de las vistas. Tuvimos suerte, pues de momento no llovió.

Nos pudimos hacer una idea muy buena de la ciudad, vimos el gran parque donde el autobús nos había dejado, el Barrio Hanseático que era donde nos disponíamos a ir después, el mercado del pescado…..en fin todo.

Allí mismo hay una tienda con todo tipo de souvenirs a unos precios, que comparados con el resto de sitios que habíamos visitado, quizás eran los más asequibles, no olvidemos que Noruega es muy caro. También nos encontramos con un simpático Troll de un tamaño gigante, el cual era después del propio mirador, lo más fotografiado de por allí.

253597_228488973843814_1882640_n
Al rato de pasear, disfrutar de la tranquilidad de ir por tu cuenta y hacer fotos, decidimos bajar.
Nos encaminamos al Barrio Hanseático.

Bergen formó parte de la Liga Hanseática desde el año 1100.Este antiquísimo barrio de mercaderes está protegido por la Unesco, y es el único barrio comercial que se conserva del periodo hanseático.

La Liga Hanseática tuvo su mayor apogeo desde el siglo XIV hasta mediados del XVI y fue una federación de ciudades del norte de Alemania y de comunidades de comerciantes alemanes en el mar Báltico, los Países Bajos, Noruega, Suecia, Inglaterra, Polonia, Rusia, parte de Finlandia y Dinamarca.
Muchos incendios han devastado las casitas de madera de Bryggen, o lo que es lo mismo, de este barrio. Su reconstrucción ha seguido siempre los antiguos diseños, conservando así su estructura principal. Actualmente existe un proyecto para salvar el barrio, pues las casitas principales están derrumbándose a modo de efecto dominó, pudiéndose ver claramente.

De momento la carretera se ha alejado lo que se ha podido, para evitar con ello vibraciones. Es un sitio encantador y recomiendo recorrerlo sin prisas, entrando a sus zonas interiores y mirando sus tiendecitas. En él parece que el tiempo se ha detenido.
Lo que se había detenido por encima de nuestras cabezas eran las nubes y ya cansadas de aguantar comenzaron a soltar con rabia todo lo que llevaban. Así que la mañana se volvió oscura y fría y el agua, como alfileres, nos empezó a calar.

247802_228489720510406_6451106_n
Nos encontrábamos ya muy cerca del famoso Mercado del Pescado, que menos mal, estaba en la mayoría de los puestos tapado con toldos y lonas. Así que por lo menos pudimos pasear por él observando todo lo que ofrece y pensando lo que nos apetecía probar.

Era ya casi medio día y nos dirigimos a uno de los puestos. Allí entablamos conversación con un chico que trabajaba en él. Era asturiano y como muchos otros estaba en Bergen de Erasmus. Nos explicó el tema de las ballenas.

Aunque desde 1986 está prohibida la caza de estos animales en todo el planeta, Noruega, Islandia y Japón la siguen practicando, con fines comerciales o alegando que son fines científicos.También alegan que es parte de su idiosincrasia y además Noruega afirma que sólo caza un tipo de ballenas que consumen algunos peces que se capturan en el país, y que de no cazarlas la industria pesquera se vería seriamente afectada.

No muy convencidos con esto pues no estamos a favor, nos negamos a probar esta carne.

Al final nos vimos sentados dando buena cuenta de cangrejo real y brochetas de langostinos, todo ello a la plancha y acompañado de pan y ensalada de patata. El cangrejo real y los langostinos exquisitos. También después de disfrutar de este almuerzo compramos allí mismo salmón salvaje que nos envasaron al vacío y os diré que llegó a España perfectamente. Este mercado es muy recomendable.

Resumiendo, aunque ya han pasado varios años desde que realicé este crucero, recomiendo desembarcar en Bergen por vuestra cuenta y disfrutar de todo lo que esta encantadora ciudad ofrece, eso sí, que no te falte el chubasquero porque en esta ciudad noruega llueve unos 275 días al año.

Si quieres seguir leyendo nuestra aventura por los Fiordos Noruegos, clik aquí.

1 Comentario

Comments are closed.