Por:Conchi Castañeira

Aunque a muchos no les suene el nombre de Leyre Berrocal, esta actriz vasca lleva media vida trabajando en cine, televisión y teatro, contando con una trayectoria interesante a la par que diversa. Actualmente se la puede disfrutar en el cine al lado de José Coronado, protagonizando la película “Fuego” del director Luis Marías. Y digo disfrutar, porque eso hace Leyre de su trabajo, disfrutarlo al máximo para de ese modo lograr traspasar la pantalla y llegar al espectador de una forma que muy pocos saben hacer.

Icruceros: Estoy segura que vas a dar mucho que hablar después de que se estrene su última película “Fuego” junto a José Coronado. Pero lo que quizás pocos saben es que llevas media vida dedicada a la escena. Cuéntanos un poco tus comienzos.

Leyre: Mis padres me apoyaron en estudiar Arte Dramático.  Me fui a Londres 3 años ávida de nuevas experiencias de vida y con la intención de aprender inglés y formarme. Surgió un casting para un largometraje que Miramax Films iba a realizar en Madrid y en Llanes en coproducción con España e Inglaterra, fui elegida y me vi inmersa en un rodaje a lo americano, con caravanas, clases de baile,  una coach de inglés para mí sola y compartiendo pantalla con Marisa Paredes, Penélope Cruz, Frances McDorman, etc… Después me  quedé en Madrid, conseguí el personaje de Ona en ” Éxtasis”, junto a Javier Bardem. La comedia “Calor y… celos” la protagonicé  con Fernando Guillén Cuervo y Elvira Mínguez gracias a la productora bilbaína Lan Zinema.
Icr: Has rodado películas con los únicos actores españoles que han ganado un Óscar, Penélope Cruz y Javier Bardem, ¿esto que supone para ti tanto a nivel personal como profesional?

L.: He aprendido mucho con ellos, por las cosas que me decían entonces y por cómo han sabido construir su carrera hacia el éxito.  Son artistas que tenían claros sus objetivos y la ambición de llegar a lo más alto. Han trabajado duro y han conseguido sus sueños. Y yo me alegro y estoy orgullosa.

entrevista leyre berrocal

 

Icr: teatro, cine, televisión, ¿con que te quedas?

L.: Cada uno es un camino diferente  para llegar a tu público. El teatro, es el niño querido por todos los intérpretes… es directo, vivo, una celebración con el público, carga más las pilas. He estado actuando en teatro breve en las jornadas organizas por Pabellón6; se actúa en un espacio pequeño, va dirigido a un público reducido y son piezas cortas que no duran más de veinte minutos, lo importante es el texto, intérpretes que lo defiendan y un público con ganas de soñar… Para mí ha sido una experiencia, me daba coraje mirar a los ojos del respetable, creía que me iba a sacar de la situación y ha sido al revés, el espectador está receptivo, abierto y te alimenta. El espectador toma parte dentro del juego, es activo y así no se aburre.
Icr: Sabemos que también tienes un premio a tus espaldas como mejor actriz por “Éxtasis” en 1996, película en la compartiste pantalla con Javier Bardem, cuéntanos un poco esa etapa y lo que supuso este premio para tu carrera…..

L.: Sí, cuando era jovencita (risas), en 1996. Fue un momento en que el cine español  abría  las puertas a nuevos realizadores,  actores, técnicos,  y entramos de sopetón unos cuantos. Era algo nuevo y el espectador empezó a consumir cine español. Éramos la nueva hornada, jóvenes, con muchas ganas de darlo todo, con poca experiencia en la profesión aunque muy profesionales, valga la redundancia…Antes de rodar “Éxtasis” la productora confió en Javier, en Daniel y en mí para irnos una semana antes a Almería donde se empezaba a rodar la peli, para meternos en los personajes, nos vestimos y vivimos como ellos; yo creo que éste tipo de licencias eran la primera vez que se daban…..y fue muy bonito porque nos implicados en el proyecto en cuerpo y alma. Al finalizar, fue uno de los rodajes en los que sufrí un poco, era mi segunda película,  y al darlo todo te queda un cierto vacío…, volver a tu vida y a tu propio personaje después de tres meses rodando,  es algo que sólo la experiencia te enseña a manejar. El premio fue una alegría, algo inesperado porque estaba comenzando, me lo tomé como un reconocimiento de que iba por buen camino…

Icr: ¿Como es dedicarse a la interpretación, visto desde dentro?….

L.: Es una carrera de largo recorrido, de no parar de aprender; es muy absorbente, te vas a casa con tu personaje, es obsesivo, sutil, emocionante, frustrante, intelectual, humanista, valiente… nunca sabes cuándo vas a volver a trabajar… la gente de los equipos es muy especial… se va haciendo oficio con la experiencia, vamos, como en la vida… pero ¿quién dijo miedo?, pues sí, mucho… lo bueno es que hay premio, por perseverante, el de la realización personal…

LLAphoto-Leyre Berrocal-2

 

Icr: En 1997 diste el salto a la pequeña pantalla, con una serie de éxito, “Más que amigos”, dirigida por Daniel Écija y posteriormente por Manuel Ríos San Martín. En la misma compartiste trabajo con Alberto San Juan o Paz Vega, entre muchos otros. ¿En algún momento esto te sirvió de trampolín en tu carrera?

L.: El trampolín fue “Éxtasis”, tenía acción, personajes interesantes, era diferente; un buen guión es la base de todo. En “Más que amigos” fui la primera actriz que encarnó a una lesbiana en la tele nacional. El trabajo en la televisión es muy agradecido porque puedes llegar a ahorrar, y encima, te hace popular, coges el metro y te conoce todo el mundo,(risas) eres un invitado en su salón si les convences y eso es muy bonito porque pasas a formar parte de la familia, te tratan como si te conocieran de toda la vida…

 

 

Para leer esta entevista completa  a Leyre Berrocal,  La podrás encontrar en nuestro “número 12 de iCruceros

COMPARTIR
Artículo anteriorQue ver en Milán
Artículo siguienteFuego de Luis Marías

1 Comentario

Comments are closed.