La marca hotelera recorre las Denominaciones de Origen más particulares de España a través de una ruta con paradas en sus hoteles más especiales

Burgos, Canarias o La Rioja Alavesa son algunos de los destinos donde la uva crece en condicione que otorgan al vino un sabor único y diferente
.

El vino es uno de los productos con mayor reconocimiento a nivel mundial. Desde hace siglos, numerosas culturas repartidas por todo el planeta han contribuido a crear tradición en torno al arte centenario del cultivo de la uva para la producción de esta bebida por todos reconocida. El enoturismo, o turismo del vino, es hoy por hoy uno de los motores económicos de la mayor parte de las regiones vitivinícolas de España. Una ventana abierta a cada uno de estos territorios que anima a los viajeros a conocer sus atractivos naturales, culturales y gastronómicos. 

La presencia de AC Hotels en el territorio nacional convierte a la marca hotelera en un aliado de todos aquellos turistas que deseen acercarse a la cultura del vino a través de una escapada a las regiones tradicionalmente productoras. Una oportunidad para los amantes del vino, y aquellos viajeros más profanos en la materia, que quieran descubrir los encantos de este producto en un maridaje perfecto con la cultura y patrimonio de las regiones donde este producto tiene origen.    



Copa en mano, otoño da la bienvenida a la mejor época del año para conocer los secretos que el vino ha estado guardando durante los meses estivales. Estas son las tres grandes apuestas de AC Hotels by Marriott para una ruta vitivinícola por la España más exquisita y sorprendente. 

GRAN CANARIA

 La primera parada de este recorrido tiene lugar en la isla de Gran Canaria. La particularidad de las cepas insulares situadas en diferentes alturas y zonas de origen volcánico confieren a la uva unas características realmente diferenciales. A finales del s.XIX una plaga de floxeras arrasó con los cultivos de vid de casi todo el planeta, a excepción de algunos territorios como el de la Isla de Gran Canaria. Por eso, algunas variedades de uva desaparecidas aún se encuentran presentes en esta isla.

Los hoteles AC Gran Canaria y AC Iberia Las Palmas son el mejor aperitivo antes de adentrarse en la historia del vino de esta isla canaria. Ambos establecimientos cuentan con un diseño arquitectónico de vanguardia que recibirá a los visitantes agrupando todos los servicios necesarios para hacer de su estancia una experiencia de lo más placentera. 

BURGOS

 Desde el archipiélago canario hasta la tierra del Cid Campeador, Burgos es  otro de los lugares especiales en los que explorar la herencia histórica del vino. Flanqueada por las regiones de Ribera de Duero y La Rioja, la región burgalesa comienza a despuntar gracias a los atractivos de la ribera del río Arlanza como destino de interés próximo a otros puntos turísticos como Lerma, Palenzuela, Santo Domingo de Silos o Covarrubias. 

En este viaje gastronómico, Burgos no se queda atrás en cuanto a sus reconocimientos, habiendo sido declarada en 2013 Capital de la Gastronomía Española. Una ciudad cuya historia se puede conocer iniciando la estancia en el edificio histórico en el que se localiza el Hotel AC Burgos, a dos minutos de la majestuosa Catedral de Burgos. A pocos pasos de aquí se puede comenzar un viaje increíble por los viñedos de la ribera del Arlanza, donde las diferentes bodegas disponen de planes de todo tipo para conocer el proceso de elaboración de los vinos. Los contrastes térmicos de esta parte del país entre el día y la noche dan a la Denominación de Origen Arlanza aromas y sabores de la uva Tempranillo mucho más intensos. 

RIOJA ALAVESA

 Para acabar, es momento de hacer la última parada en la parte de La Rioja que decidió escindirse y revindicar su propia Denominación de Origen, La Rioja Alavesa. Para ser justos, la tradición vitivinícola de cada pueblo merecería un propio reconocimiento, por lo que la recomendación para este caso es embarcarse en un road trip que comience en el Hotel AC General Álava y que acabe en el Hotel AC La Rioja de Logroño. 

La ruta entre estos dos puntos permite explorar paso a paso las diferencias en boca de los vinos propiamente riojanos y los alaveses, avanzando por la geografía española y aprendiendo las particularidades de cada viñedo. Todo ello sin renunciar a empezar y acabar en dos lugares idóneos pensados para reponer fuerzas, el entorno de los AC Lounge. En ellos, los huéspedes del hotel comienzan el día con la inspiración del diseño moderno que recorre el espacio, para luego acabarlo con los cócteles artesanales que elaboran los bartenders de AC Hotels.