Por : Santiago Irurtia


  • La película está protagonizada por Antonio de la Torre y Roberto Álamo

Este thriller sigue a una pareja de policías en el caso de un asesino en serie, como fondo tenemos un Madrid muy caluroso y la esperada llegada del anterior Papa en 2011. La película sigue una estructura que realmente hemos visto antes, la pareja de policías en la que uno tiene muchas habilidades sociales y es puro músculo y el otro, todo lo contrario, es más inteligente y con problemas a la hora de socializar.

que-dios-nos-perdone

Lo curioso es que funciona perfectamente, a veces uno puede creer que está viendo un capítulo de Los Misterios de Laura un domingo por la noche, pero el pulso firme para desnudar a los personajes consigue que les cojas cariño. Otro factor que ayuda es el humor, es una película muy graciosa, vemos a sus protagonistas desenvolverse torpemente en situaciones fuera del trabajo que consiguen que sientas empatía por ellos.

Otro tema interesante es la forma que tienen de mostrar al asesino, normalmente en este tipo de thrillers, el asesino suele aparecer en la primera mitad tomándoles testimonio y al final cuando le cogen. Sin embargo, en esta se tomaron su tiempo para mostrar el dolor y la motivación del asesino.

Una técnica que vemos a veces en los buenos guiones es que crean una historia muy chula  para pasado de un personaje pero del que solo te dejan ver un poco, la punta del iceberg, eso es algo que vemos aquí, detalles muy sutiles que nos hacen pensar en las vidas de estas personas antes de la película. Mencionaba antes el humor del film, los responsables son sus actores principales que nos venden la autenticidad de las personas a las que están interpretando de una forma increíble, tanto por parte de Antonio de la Torre como  policía tartamudo como por Roberto Álamo, un inspector con problemas para controlar su ira. Cada vez que el personaje de Roberto aparecía o abría la boca, el cine se reía a carcajadas.

Por último, hacia el final los guionistas toman dos decisiones bastante originales y arriesgadas que alejan a la cinta de un final tópico.

Es un buen thriller, la única pega que tengo es que la trama de los dos policías con personalidades contrarias se haya usado antes, pero recomiendo encarecidamente verla.

Estreno: 28 de Octubre