Por: Alicia Fernández

Después de leer algunas de las criticas americanas, pensaba: quizá sienta decepción al salir del cine. Pero sinceramente, nada más lejos de la realidad.  Me he sorprendido a mí misma con una media sonrisa toda la película y con risas en muchos momentos.

 A través de un romance de fin de semana se cuentan de manera ingeniosa muchos de los entresijos del periodismo o las celébrities. Los diálogos están llenos de humor, es nostálgica, y muestra muchos de los intereses y gustos de Woody Allen en esos paseos por las calles de Manhattan, el Met, o en un piano bar.

 

La música tiene mucha presencia. Para mí, y junto a la ciudad, es un personaje más de la película. La actriz protagonista Elle Fanning está tremendamente divertida, y todo el resto del reparto excelente, hasta Timothée Chalamet nos deleita con un trocito de canción al piano muy brillante. ¡Totalmente recomendable! y en pantalla grande, ¡mucho mejor!