Relajarse y desconectar son dos de los principales objetivos en las vacaciones

 

Pero no siempre es fácil. Por eso son cada vez más las personas que buscan esos pequeños paraísos para olvidarse del resto del mundo y alcanzar el verdadero bienestar y la paz espiritual. Lugares donde priman las prácticas físicas e introspectivas como es el yoga, esa disciplina que se ha convertido en una forma de vida casi universal. Muchos de estos espacios “zen” están más cerca de lo que se piensa y en entornos que nunca imaginaríamos. Con motivo del Día Internacional del Yoga, que se celebra el 21 de junio, la agencia de viajes online Rumbo.es ha creado una guía con los mejores destinos para practicar yoga: meditación al salida y la puesta del sol, práctica posturas, ejercicios depranayama, terapias de relajación, aprendizaje de hábitos naturales… todo en un ambiente de armonía y paz.

 

Ibiza y Canarias: paraísos de la meditación en España

¿Quién se iba a imaginar que en la isla donde cada verano tiene lugar la fiesta más grande de Europa existen enclaves para meditar? Ibiza es una isla que da para todo y aquellos más yoguis tienen la oportunidad de practicar esta disciplina en sus recónditas calas y en casas de campo acondicionadas para unas vacaciones zen donde se reúnen grupos a meditar. En Canarias, están Lanzarote y La Gomera, que combinan sus terapias de relajación con excursiones para conectar con la naturaleza.

 

 

Italia: balnearios, termas y pizza para una dolce vita

Relajarse mientras se practica lanzamiento de pizza no es un mito, es una realidad. En Italia los espacios de retiro entremezclan las clases de yoga y de Hatha con actividades divertidas como las catas de vino y clases de lanzamiento de pizza. Los balnearios y las termas son uno de los puntos de encuentro favoritos de los más yoguis, especialmente, aquellos que se encuentran en Toscana, Lazio y Lombardía. Son gratuitos y cerca hay alojamientos que son un homenaje al bienestar.

 

Marruecos: la espiritualidad del desierto

Si hay algo de lo que puede presumir este país es de tener un buen clima casi todo el año. El ideal para practicar yoga al aire libre en cualquiera de sus patios, terrazas o, incluso, en el mismísimo desierto. De hecho, existen planes de retiro espiritual en pleno Sáhara con maestros del yoga para una verdadera “cita con el amanecer”, así como paseos en camello y degustación gastronómica para conocer los beneficios de los alimentos marroquíes en el bienestar corporal y mental.

 

India: meditación, los Beatles y namasté

Como es de esperarse, la cuna del yoga ofrece en su inmensa geografía los mejores centros para esta práctica. Elegir un Ashram (lugar de meditación) no es tarea fácil, aunque siempre es recomendable visitar Rishikesh, considerada la capital mundial del yoga, y el lugar de peregrinaje de los verdaderos yoguis. Se dice que existen más escuela de yoga que lugares para comer. Allí, los Beatles estuvieron de retiro espiritual en el ashram de Maharishi Mahesh Yogi, siendo este hecho clave en el rumbo exitoso de la banda. Los fans ven en este sitio un lugar de encuentro espiritual con los 4 de Liverpool.

 

Escocia: yoga ecológico en las Highlands

Los amantes del yoga tienen en Escocia un lugar mágico para esta práctica. Especialmente en las Tierras Altas, que ofrecen un extraordinario entorno natural perfecto para entrar en armonía con el entorno y desconectar. Argyll es uno de los lugares más visitados, que alberga parte del Loch Awe, un impresionante lago con islas que es punto de encuentro para la meditación. También está la reserva de Alladale Wilderness, donde se ubican alojamientos ecológicos con asesoramiento de grandes maestros y planes para alimentar la mente y el espíritu.