El poderoso huracán Irma forzó cambios drásticos en los itinerarios de cruceros en la zona del Caribe y la costa de la Florida.

Por ejemplo, Norwegian Cruise Line anunció el retorno de dos barcos a Miami antes de lo previsto para evitar la tormenta. La línea también canceló cruceros que debían comenzar el viernes y el sábado, respectivamente.

Otras líneas como Carnival y Royal Caribbean, cambiaron sus rutas de navegación del Caribe Oriental al Caribe occidental.

Cruceros como el Allure of the Seas de Royal Caribbean, con 5,400 pasajeros, uno de los tres cruceros más grandes del mundo —con base en Fort Lauderdale— estaba programado para visitar las Bahamas, Puerto Rico y Saint Thomas. En cambio, se reprogramó para México, Jamaica y Haití.

Royal Caribbean también canceló dos salidas a las Bahamas programadas para comenzar el viernes. Los cruceros saldrían desde Miami.

El huracán Irma, calificado categoría cinco, ha sido descrito como el huracán más poderoso desarrollado en el Atlántico. Puerto Rico se encuentra bajo vigilancia de huracán.