Sabemos que quieres a tu perro por encima de todo y que su bienestar es tu mayor preocupación. Sin embargo, el desconocimiento acerca de ciertos temas puede llevarte a cometer un error que te saldrá caro, tanto a ti como a tu perro

¿Alguna vez te has parado a pensar que hay productos con los que convivimos o incluso ingerimos casi diariamente los humanos que pueden ser nocivos para la salud de nuestros peludos? Así es y muchos de ellos seguro que ni te los imaginas. Así que, toma nota de los siguientes productos y nunca jamás los dejes al alcance de tu perro:

  • Paracetamol. Y más concretamente su substancia activa el acetaminofén. De ser ingerido por tu perro, causará graves daños en su hígado. Para evitar un desenlace fatal causado por una ingestión de acetaminofén, acude a tu veterinario ante los primeros síntomas (vómitos, letargo, respiración acelerada, orina marrón, encías azules…), él sabrá qué fármacos suministrar para neutralizar la intoxicación.
SI ADORAS A LOS ANIMALES, EN ESTE Nº ENCONTRARÁS ARTÍCULOS MUY ESPECIALES
  • Pilas. ¿Cuántos aparatos tenemos en casa que funcionan con pilas? Pues, si morder plástico es el hobby preferido de tu perro, aleja todos estos aparatos, como el mando a distancia, de su alcance. El fluido que contienen las pilas es corrosivo y dejará la lengua de tu perro en carne viva. Si crees que ha podido ingerir este compuesto, prueba a darle un poco de leche para diluirlo en su organismo. Y ¡nunca provoques el vómito sin consultar con un veterinario, podría ser peor!
  • Chocolate. Puede que tú seas un adicto al chocolate, pero tu perro no puede serlo. El chocolate contiene cafeína y teobromina, dos compuestos que pueden provocar convulsiones o incluso la muerte de los perros. Aunque te mire con carita de pena, ¡piénsatelo dos veces antes de darle a tu perro cualquier alimento que contenga chocolate!
  • Uvas y pasas. La ingesta de estos frutos puede provocar lesiones renales en los perros. Los síntomas son vómitos, diarrea, pérdida de apetito, deshidratación, orinas poco abundantes o nulas, etc. La solución suele consistir en administrar una pequeña dosis de agua oxigenada para impedir que las toxinas sean absorbidas por el organismo.
  • Xilitol. Es un edulcorante sin azúcar que se encuentra en la pasta de dientes, chicles y productos horneados sin azúcar. El xilitol puede provocar descensos alarmantes en los niveles de azúcar de la sangre de los perros. Los síntomas principales suelen ser convulsiones y desorientación. Ante la ingesta de este compuesto, acude a un veterinario lo antes posible para que ponga a salvo a tu perro.

¿Quieres saber qué otros productos son tóxicos para tu perro? No te lo pierdas en nuestro artículo del blog en el que hablamos de este tema tan interesante que puede ahorrarte un disgusto.

Fuente: GUDOG