Cuatro hoteles de lujo que antes fueron cárceles: la experiencia por encima de todo

0
82

Las cosas cambian y en el mundo de los alojamientos hoteleros no podía ser menos. Hoy en día, el huésped busca experiencias más allá de la comodidad de una habitación y un buen servicio al cliente

 

Todo esto, obviamente, sigue siendo primordial, pero el cliente necesita vivir experiencias únicas, que conviertan su viaje en algo realmente especial.

En este sentido, las cárceles reconvertidas en lujosos hoteles son la panacea de las experiencias extremas. Las hay que apuestan por el lujo más actual, pero también están las que pretenden garantizar una experiencia casi claustrofóbica al huésped. Al final la elección siempre es cosa del cliente, pero como nexo todas cuentan con servicios premium muy llamativos.

Cárceles que ahora son hoteles

1. Het Arresthuis, en Holanda

El propio nombre de este hotel de lujo, ubicado en Roermond, ya dice mucho sobre la experiencia. Significa “arresto domiciliario” y ofrece servicios súper llamativos. Antiguamente era una cárcel por la que los presos holandeses pasaban antes de sus juicios. Está a menos de dos horas en coche de Ámsterdam y fue reconvertida en hotel en el año 2009. Como cárcel contaba con más de 100 celdas, que ahora son habitaciones que abogan por el lujo más auténtico.

2. Katajanokka, en Helsinki

La famosa isla de Katajanokka es la que da nombre a esta antigua cárcel, que ofrece sus servicios como alojamiento en la actualidad. La prisión se inauguró en el año 1837 y era perfecta para evitar huidas, ya que se encuentra en una isla. Hoy en día mantiene su imponente muro y las paredes de ladrillo visto, que le dan ese toque de cárcel tan característico.

3. The Liberty Hotel, en EEUU

Quizás el Liberty Hotel sea la cárcel reconvertida en establecimiento hotelero más lujosa del momento. se encuentra en Boston y por sus estancias han pasado algunos de los personajes ilustres más famosos, como es el caso de Malcom X, quien estuvo preso en este edificio. Se construyó a mitad del siglo XIX y para su reconversión en hotel necesitó una gran inversión y más de un lustro de tiempo en reformas.

De la cárcel original solo conserva la fachada y algunos detalles, que llenan de historia al establecimiento. Ahora es uno de los hoteles de cinco estrellas más emblemáticos de la ciudad.

4. Alcatraz Hotel am Japanischen Garten, en Alemania

Kaiserslautern, en Alemania es el enclave que alberga esta antigua cárcel. Este alojamiento ofrece la experiencia más extrema, ya que conserva las celdas originales. Por lo tanto, el turista tendrá que dormir entre barrotes, con los urinarios a la vista. Para contrarrestar esta sensación de ahogo que se genera durmiendo en sus celdas, el hotel cuenta con lujos muy llamativos a través de los servicios comunes.

Fuente: elEconomista.es