Un crucero de lujo viaja 10 días a oscuras por miedo a un ataque pirata

0
501

La nave, que viajaba de Sydney a Dubái, se mantuvo en alerta durante los días que tardó en atravesar el océano Índico en su ruta hacia el golfo de Omán para llegar a Emiratos Árabes Unidos.

 

Más de 1.900 pasajeros embarcados en un crucero de lujo han pasado diez días a oscuras mientras navegaban el océano Índico en dirección Dubái. ¿La razón? La “amenaza real” de ser atracados por piratas somalíes a su paso por el Golfo de Adén y el Canal de Suez.

El crucero, propiedad de la naviera Princess Cruises, realizaba el recorrido desde Sydney a Dubái. El pasaje en este tipo de barcos asciende a más de 50.000 euros para un viaje de 104 días en alta mar.

Cuando la nave se adentró en el Índico en dirección al Mar Arábigo… la tripulación pidió a los pasajeros que apagaran todas las luces y música sin explicar las circunstancias a los turistas, según ha recogido el medio australiano News.com.au.

Durante diez días, los pasajeros viajaron en un barco fantasma. Sin discotecas, bares o las características actividades de entretenimiento en la cubierta de un crucero como este. Desde que caía la noche hasta el amanecer, el Sea Princess navegaba en silencio y a oscuras. La falta de información hizo que los rumores sobre terrorismo comenzaran, indica el digital australiano, hasta que el capitán de la nave, Gennaro Arma, confirmó por el altavoz que las extrañas circunstancias se debían a “la amenaza real” de ser atacados por piratas.

Simulacro a bordo

Según el relato de los turistas, incluso llegaron a realizar un simulacro de ataque pirata. A cada uno se le asignó un lugar y una función por si el ataque se producía. El capitán les aseguró que el barco podía escapar de cualquier ataque, pero que los oficiales estarían de guardia las 24 horas y las mangueras de incendios estaban listas en la cubierta por si eran necesarias.

Desde la compañía se asegura que mantienen todos los procedimientos de seguridad en cada uno de sus viajes y que estas medidas se realizan en cada uno de sus barcos cuanto “entran en zonas peligrosas”.

En 2009, el crucero italiano Melody impidió el ataque de piratas somalíes a tiros. Unos piratas atacaron un crucero italiano de MSC Cruceros con más de 1.500 pasajeros a bordo que consiguió escapar defendiéndose con armas y chorros de agua. El asalto se produjo al norte de las islas Seychelles, a 600 millas de la costa de Somalia. Lo realizaron seis hombres armados con fusiles Kalashnikov en una lancha zodiac que abrieron fuego contra la nave mientras trataban de subir a la cubierta del barco. Las maniobras defensivas de la guardia del barco logró impedir el asalto y ningún miembro de la tripulación ni pasajero resultó herido.

Los cruceros turísticos son uno más de los objetivos de los piratas somalíes, que han abordado cargueros, yates, petroleros y pesqueros que navegaban las aguas cercanas al país africano. Hace siete años, tres barcos españoles fueron atacados en el Índico. Las fuerzas navales detuvieron entonces a 22 asaltantes.

El pasado mes de marzo los piratas somalíes secuestraron un buque petrolero que se desplazaba de Yibuti a Mogadiscio, la capital somalí. Era el primer secuestro cometido por piratas desde 2012. A este ataque le han seguido varios más, incluido el secuestro de un barco de bandera paquistaní, reavivando la tensión en la zona.

Fuente: El Español