Con motivo de los 10 años de Weekendesk a nivel europeo, la compañía analiza la variación de los viajes de fin de semana

 

Año 2008. España supera la barrera de los tres millones de desempleados, alcanzando los 3.128.963 de parados; una cifra que no había sido tan alta desde 1988. Muchos medios informaban que la crisis económica obligaba a los españoles a recortar sus vacaciones y hacerlas más cortas. En ese contexto nació Weekendesk, un portal online de origen francés especializado en mini estancias, que en España tardaría unos tres años más en desembarcar y unos pocos más en establecer su matriz internacional aquí. Con motivo de los 10 años de la marca a nivel europeo, la compañía ha trazado una evolución del tipo de viajero en los últimos años. Más gasto, nuevos conceptos de viajes enfocados en las experiencias y una tendencia a usar el móvil como dispositivo de reserva son algunas de las claves.

 

De vacaciones cortas a escapadas

Tomando como referencia el año 2013 y comparándolo con 2018, hace cinco años uno de los temas tendencia en los foros de opinión era del de “vacaciones cortas”, alcanzando la máxima popularidad la última semana de abril y la primera de julio de 2013, según Google Trends. Hoy este concepto está en más desuso y, según esta última herramienta, la popularidad es muy baja en comparación con el término “escapada”, siendo La Rioja y Castilla La Mancha las regiones más interesadas, y Barcelona y Madrid las ciudades que más búsquedas hicieron. En 2013, la Región de Murcia y Comunidad Valenciana fueron las comunidades que más buscaron la palabra “escapada” y los habitantes de Lleida y Girona los que más usaron Google para este tema. En la actualidad, también se utilizan otros conceptos como el de las “city breaks” para referirse a las escapadas urbanas, las cuales van a tener mucho éxito estos próximos meses, según los expertos.

De esperar al verano a viajes de fin de semana durante todo el año

También ha cambiado la estacionalización de los viajes cortos. Si en 2013 la mayoría se concentraban durante la época estival o periodos claves como Semana Santa o Nochevieja, en la actualidad se viaja durante todo el año. No importa si es festivo o no. El fin de semana se ha convertido en una buena excusa para hacer las maletas y salir de la oficina. Por este motivo, desde Weekendesk se ha observado el aumento de búsquedas en horas del trabajo, en especial, los lunes. En definitiva, la gente termina el domingo y ya está pensando qué hacer el fin de semana siguiente.

El “dominguero” ha muerto y llega el “weekender

La terminología también ha cambiado a la hora de definir al viajero de fin de semana. Del tradicional “dominguero”, que aprovechaba el domingo para ir a una playa, visitar un pantano o hacer picnic en un parque, con un gasto muy moderado, se ha evolucionado a la figura de los “weekenders”. Son nuevas tribus que planifican más el fin de semana y suelen hacer planes que conllevan alojamientos en hoteles y actividades; lo que supone un mayor gasto. Estos, a su vez, se dividen en seis estilos diferentes: los que buscan chollos, los que viajan en familia, quienes priorizan la calma y el relax, personas que prefieren actividades deportivas, los “culturetas” que no se pierden ninguna exposición y, por último, quienes toman las decisiones teniendo mucho en cuenta las recomendaciones y valoraciones previas. Si en 2013, la mayoría de las escapadas cortas se centraban en opciones de alojamiento que incluyeran desayuno, en la actualidad ha ganado completamente el sector de las experiencias. Por este motivo, el 50% de las reservas incluyen spa y masajes; el 30% cenas  y el 15% entradas a parques de atracciones y museos. Weekendesk ha sabido adaptarse a estas necesidades ofreciendo más de 650 actividades en los 6.000 hoteles de 21 países con los que trabajan.

Nace la generación Mi-Mi: Millennials del Mier-nes

Los jóvenes de 25 a 34 años son un público muy importante para el sector de las escapadas y las experiencias. De hecho, viajan un 50% más que hace cinco años. Si en 2013 su mejor plan era: sofá, manta y peli; en la actualidad prefieren viajar a quedarse en casa y, además, sus escapadas duran un 10% más. No obstante, la edad no importa en esto del fin de semana. De hecho, los mayores de 55 y 64 años reservan un 118% más que hace cinco años y son el grupo que más dinero gasta, en concreto, una media de 186 euros.

¿De dónde vienen y adónde van?

Hace cinco años, la mayoría de los viajeros hacía escapadas cortas a Cataluña, Andalucía y Castilla y León. Este último año, se siguen manteniendo Andalucía y Cataluña como regiones líderes, pero han entrado otras nuevas con más fuerza: Comunidad Valenciana y Aragón. Esto se debe, en parte, a la gran oferta de turismo de salud y bienestar que tienen estas comunidades. Por otra parte, en 2013 más del 80% de los españoles viajaban a destinos nacionales, pero en el último año se ha notado un aumento de los viajes cortos a países cercanos, sobre todo, Italia (+70%), Portugal (+44%) y Francia (+31%). No obstante, si hay algo que no ha cambiado es de dónde proceden los viajeros de fin de semana, ya que la mayoría se escapa de grandes ciudades, como Madrid, Barcelona y Valencia.

¿Cómo? Teléfono móvil y más gasto

En 2013, el 98% de las reservas de Weekendesk se hacía a través del ordenador, pero en la actualidad casi un tercio de las mismas provienen del teléfono móvil. El uso de las Apps es fundamental a la hora de planificar los viajes, siendo los usuarios de Iphone los que más gastan en fin de semana. Su cesta media es de 104 euros; un 14% más que los usuarios de Android. En general, el gasto medio de fin de semana también ha aumentado, pasando de los 134 euros de media en 2013 a los 205 euros de media en la actualidad, un 35% más.