ASISTIMOS AL PREESTRENO DE “RUMBOS”

0
853

Este viernes 10 de junio se estrena en cines de toda España, “RUMBOS”, dirigida por Manuela Burló Moreno. Icruceros asistió a su preestreno en Barcelona

Por: Toni Bailo

Manuela Burló, directora de la película, nos presenta una historia rocambolesca, con varias historias de amor que al final tienen un encuentro y un fin. Todos tenían sus rumbos fijados hacia un punto y al inicio de la historia ninguno de ellos apostaba que aquella noche, -en Barcelona-, una gran ciudad y con un calor veraniego tuvieran aquel desenlace final.

Manuela apostó fuerte para poder disponer de grandes actores para que la película tuviera su atracción en dos sentidos, la trama y los actores. Cuenta para ello con KARRA ELEJALDE, PILAR LÓPEZ DE AYALA, CARMEN MACHI, ERNESTO ALTERIO, MIKI ESPARBÉ y NORA NAVAS, entre otros. También se cuenta con la colaboración especial de Julia Otero, cuya voz en off, acompaña a nuestros protagonistas a través de un programa nocturno.

Los protagonistas, cada uno en un vehículo que circula por la ciudad, van tejiendo su historia, sin pensar que ninguno tendrá el mismo final que al principio de la noche creían.

Una pareja que acaba en discusión amorosa, él un amante empedernido.

Un taxista que elige ser nocturno para poder estar con su mujer el resto del día.

Una ambulancia de servicio dando vueltas en la noche con uno de sus ocupantes ilusionado porque son sus últimas horas de servicio y de trabajo.

Una pareja de adolescentes haciendo de las suyas con el coche de papá.

Un chofer de camión, enamorado, que quiere cambiar su vida y ha de tomar una decisión importante.

Un autobús que transporta a quien ha elegido ese día para el final de una relación.

El vehículo es el portador de los personajes, a los que hay que añadir una mujer con un triste pasado, un hombre que no sabe olvidar, una joven que no entiende el porque de su ruptura y una mujer que se ha cansado de esperar.

Grandes vistas nocturnas de una ciudad que nunca duerme, como dice la voz en off del programa de radio que algunos de los protagonistas escuchan. Cada uno en un punto de la ciudad, esperando ese amanecer que nunca llega, esa llamada o ese mensaje que nunca enciende su móvil, esa improvisada amiga que no entiende nada, esos ojos rojos que se han cansado de llorar, ese consuelo que se agradece, por ser momento duro y que se da como si fuera un entendido.

Toda esta mezcla puesta en una coctelera, a la que si añadimos sueños truncados, frustraciones, anhelos y deseos, saldrá RUMBOS.